Ed 140. Diciembre 2018 / Cítricos

Cítricos Valencianos vive una campaña récord y llama a la unificación del sector

La marca de origen crece un 50% en su producción comercializada, asciende a 41 socios y se plantea entrar en China y Países Árabes.

Rosa Coronilla

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Cítricos Valencianos atraviesa un momento dulce gracias a la conciencia que empieza a despertarse entre los productores y operadores de la Comunidad sobre la necesidad de diferenciar el origen de sus productos para competir en calidad con otros destinos nacionales e internacionales. La marca de origen, que llega a la mayoría de países de Europa, ha crecido más de un 50% en esta campaña en su producción comercializada y ha aumentado hasta los 41 miembros, lo que deja claro el creciente interés de un sector que se enfrenta a un ejercicio de mayor producción y menor calibre y precio.

Estos elementos son los que están detrás de los buenos resultados de la IGP, según explica José Enrique Sanz, director gerente de la certificadora, que había tenido dos campañas de estancamiento en la producción certificada. También ha pesado el buen funcionamiento de Naranjas de Valencia, que está ya presente en seis lineales nacionales y alguno europeo. En palabras de Sanz, las grandes cadenas están mostrando cada vez más interés en servir productos de las denominaciones de origen, así que valoran mucho que se distinga la naranja valenciana de otros orígenes nacionales o internacionales.

“ La IGP celebra que las grandes cadenas de distribución reclamen cada vez más productos con denominación de origen

“Estamos, señala el directivo, en una buena tendencia para la IGP y complicada para el sector, aunque sea triste decirlo, por errores nuestros y por la mano de obra tan barata que tienen otros países, pero tenemos una calidad certificada en origen y esa es la gran herramienta”. En ese sentido, llama a la unidad del sector y reclama que se acabe con el “carácter individualista” de los operadores.

En la Comunidad Valenciana existen 300 envasadoras y solo 41 están presentes en la IGP, así que hay mucho margen para la unificación del sector y un gran potencial de crecimiento para la marca. Además de los orígenes nacionales como Andalucía, la mayor competencia de los cítricos valencianos viene de la mano de Marruecos, Israel o Egipto, unas plazas con productos de menor calidad y precio por el bajo coste de la mano de obra.

En cuanto a mercados, la IGP ha crecido a nivel nacional gracias a una campaña conjunta con otras 20 denominaciones de origen españolas y sus siguientes pasos en la exportación serán a corto plazo los mercados de China y los países árabes. A juicio de Sanz, los operadores de estos destinos empiezan a valorar más los cítricos de la Comunidad Valenciana.

Deja un comentario