Ed. 130 Abril 2017. / Cereza

Conseguir las mejores variedades para alcanzar nuevos destinos. D.O. CEREZA Y PICOTA DEL JERTE

El Consejo Regulador de la D. O. Cereza y Picota del Jerte impulsa la creación de un Grupo Operativo que prepare al sector para exportar a países cada vez más lejanos.

La Picota y las Cerezas del Valle del Jerte quieren llegar más lejos y en la Denominación de Origen tienen muy claro cuáles son los pasos que hay que seguir. El esfuerzo que tiene que hacer el sector es unirse y aplicar todo el conocimiento y la investigación para tener las mejores variedades y dar más vida útil a la fruta para que llegue en buenas condiciones a mercados de larga distancia. El presidente de la D.O. Ignacio Montero, nos ha asegurado que el sector lleva tiempo trabajando en este objetivo y, por eso, han solicitado a la Junta de Extremadura la creación de un Grupo Operativo en el que se han integrado las empresas que forman parte de la D.O., los grupos de acción local de la comarca y las entidades del sector de la cereza. Este Grupo Operativo tiene entre sus objetivos la elaboración de un Mapa Varietal que ordene y reorganice las variedades que se producen en el Valle en cuanto a calidad, sabor, color y textura para que la producción se centre en las que más gustan y que, a su vez, sean más resistentes y tengan mejor poscosecha.
El Grupo también elaborará Manual de Buenas Prácticas Agrícolas que ponga en manos de los agricultores todo el conocimiento y la experiencia existente para conseguir desde el momento de la recolección un producto de más calidad. Ignacio Montero asegura que “el sector está convencido y comprometido con este proyecto porque todos tienen las mismas necesidades”.

Buenas previsiones para la campaña
Este año se prevé buena, si bien es cierto que el frío que hizo en los últimos días de marzo, con nieve y heladas en algunos puntos del Valle del Jerte, activó las alertas ante posibles daños en las zonas más altas de producción. Aún así, desde la D.O se mostraban esperanzados en que no haya muchas pérdidas porque en esas áreas es donde precisamente se concentra la producción de Picota, la variedad autóctona y genuina del Jerte, acostumbrada, por tanto a los rigores meteorológicos. Esta es una de sus señas de identidad y uno de los motivos por los que esta fruta es única, por eso, el Consejo Regulador ha vuelto a insistir en la necesidad de unir al sector para comercializar conjuntamente la Picota del Jerte como D.O. – sin distintivos empresariales- y así luchar contra la práctica ilegal del desrabado que supone una competencia desleal y un engaño al consumidor. En juego está el trabajo artesanal que realizan las más de 4.000 familias cuya producción está certificada por este Consejo Regulador como Cereza o Picota del Jerte, un sello de calidad indiscutible, que se ha ganado su prestigio con mucho esfuerzo y trabajo.

Beatriz Peña.

Deja un comentario