Ed. 138 Agosto 2018 / Ecológico

“Debemos controlar su crecimiento”. KEOPS AGRO

Para diferenciarse en este mercado cada vez más competitivo, empresas como Keops Agro apuestan por el concepto 360º ECO, iniciando y cerrando su proceso productivo con el menor impacto ambiental.

Autora: Isabel Fernández

En los últimos años, asistimos al auge del consumo de frutas y hortalizas ecológicas a nivel europeo. Frente a quienes acaban de poner en marcha una línea bio para atender esa demanda creciente, existen empresas que llevan el ecológico en su ADN, como Keops Agro, compañía almeriense 100% bio con más de 20 años de experiencia en el sector y que, si bien valora el buen momento que vive este sector, también apela a la prudencia. “El crecimiento del ecológico es muy positivo, pero tenemos que ser conscientes de que debe ser moderado”, nos comenta Mª del Mar del Águila, responsable de Marketing de la firma, quien explica que, de lo contrario, en poco tiempo puede que se convierta en un commodity más y eso sería insostenible.

“ El aumento excesivo del ecológico puede convertirlo en un producto commodity

En Keops Agro trabajan con un concepto 360ºECO que les lleva a iniciar y cerrar el proceso productivo, garantizando su sostenibilidad en todo momento y reduciendo al máximo el impacto de su actividad sobre el medio ambiente. Para ello, cuentan con una ganadería de caballos que alimentan con cereales que cultivan ellos mismos y de la que obtienen la materia orgánica necesaria para sus cultivos, situados, principalmente, en la zona de La Cañada (Almería). En este enclave está ubicada también su planta de manipulado, evitando largos desplazamientos del género reduciendo, además, su huella de carbono. Junto a esto, el clima benigno de la zona evita que deban utilizar calefacción. En el interior de sus instalaciones intentan aprovechar al máximo la luz natural, minimizando el uso de energía y creando un ambiente de trabajo agradable. Todo este esfuerzo es apreciado por sus principales clientes, tiendas especializadas, que buscan un producto diferenciado no solo en calidad y sabor, sino también por su respeto al entorno.

La firma exporta prácticamente toda su producción, algo más de 2 millones de kilos en esta campaña, de tomate, su principal cultivo, pimiento, pepino y sandía, a Alemania, Francia, Holanda e Italia. Cuentan con una marca gourmet propia, Karamel, bajo la que comercializan su tomate cocktail Karamel Heart, el asurcado Karamel Trébol y el pimiento sweet bite Karamel Volcano, si bien, en breve, prevén añadir nuevas referencias.

Deja un comentario