Ed. Fruit Logistica 2019 / Análisis por sector

El desplome de precios marca la campaña

Las suaves temperaturas que se han producido en el mes de diciembre provocando una concentración de la producción, junto a la huelga de los chalecos amarillos de Francia han llevado al desplome de los precios en las hortícolas españolas esta campaña, especialmente en el pepino.

Autor: Alicia Lozano

hortícolas

Con precios por debajo de los 20 céntimos, que no superaban los costes de producción, los productores de pepino de las provincias de Granada y Almería reaccionaron tirando casi 3 millones de kilos de producto a la basura en solo las dos últimas semanas de diciembre. Según ASAJA Almería, solo entre las semanas 48-50 se observó un incremento de producción que rondó el 15% respecto al mismo periodo del año anterior, provocando que los precios de esta hortaliza se situaron por debajo de las medias de los últimos 4 años. “Era conveniente retirar producto para reducir la sobreoferta porque había que actuar rápido y hacerlo público para concienciar al sector y al mercado”, señala el presidente de Coexphal, Manuel Galdeano.

“Esta situación, sin embargo, ha sido coyuntural”, añade. Esto se explica porque, según el sector, las altas temperaturas que se estaban dando a final de año provocaron un repunte en el rendimiento en campo de todas las hortícolas, dando lugar a una mayor oferta, frente a una demanda comercial poco fluida en los mercados europeos que perjudicaron la campaña actual. A esto se unió la huelga de los chalecos amarillos, que ocasionó un encarecimiento del transporte, ya “que ha habido momentos que no había camiones en origen porque estaban retenidos en la frontera”, como sostiene el presidente de la interprofesional Hortiespaña, Francisco Góngora. “Se han retrasado pedidos con sus consiguientes reclamaciones, e incluso anulado, provocando un menor nivel de rentabilidad para todos”, añade al respecto Manuel Galdeano.

Todo esto es lo que ha generado una situación de precios caótica para el pepino, a la que se han visto arrastrados el calabacín y la berenjena en cierta medida. Este año le ha tocado la “china” al pepino, mientras el año pasado fue al calabacín. La cuestión es que el sector hortícola parece padecer una crisis de precios sistemática por una razón u otra. Un hecho que no debería suceder teniendo en cuenta que las cuotas de mercado que tenemos en la Unión Europea en esos momentos de la campaña superan el 50%. “En el caso del pepino, estamos por encima del 80%, calabacín y tomate 50-60%, en pimiento sobre el 70%, y berenjena casi en el 90% de la cuota de mercado”, analiza Andrés Góngora, secretario provincial de COAG Almería y responsable de frutas y hortalizas de COAG a nivel nacional. Los precios de los principales productos bajo plástico caen cuando deberían ser los mejores de la campaña por la falta de competencia.

Ante esta realidad, la Ley de la Cadena Agroalimentaria representa una importante esperanza para el sector con el fin de poder regular los precios en origen como ya han hecho países como Francia, que prohíben la venta a pérdidas en agricultura. Según el presidente de Hortiespaña, “se debería incluso contemplar la posibilidad de pactar precios justos para el agricultor”. Asimismo, apela a una mayor concentración en origen, “los que no se organizan son los que más sufren las consecuencias de estas situaciones de crisis” y, por supuesto, a una planificación en la oferta, “si no es empresarial, al menos que esté presente en la mente de cada uno”.

El objetivo es, simplemente, poder hacer rentable un sector que cuenta con insumos cada día más elevados para garantizar el relevo generacional y un futuro cierto para las diferentes zonas productoras de hortícolas.

Murcia
Por su parte, en la Región de Murcia también se han visto perjudicados por la crisis francesa y la climatología, en su caso no solo por una sobreoferta, sino también por un exceso de humedad que ha dado lugar a una baja calidad de la producción. Como afirma Juan Marín, presidente de Proexport, a primeros del mes de enero, “la campaña no está siendo buena y está resultando bastante dificultoso para los agricultores cubrir costes”. Sin embargo, el descenso generalizado de temperaturas propio de Año Nuevo ha provocado fuertes heladas en los cultivos hortícolas del sur de Italia que están ayudando a regular la oferta y “augura mejores expectativas”.

A este atisbo de buena perspectiva se suma el hecho de que ya no se habla de falta de agua en la Región. Como indica Juan Marín, “las lluvias han permitido que pasemos de una reserva de 250 m3 a casi el triple, 750 m3, lo que nos ayuda a olvidarnos de esta problemática a medio plazo”. Es una buena noticia, sin duda, en un sector que últimamente carecía de ellas.

Las OPs como solución
Desde organizaciones agrarias como ASAJA aprovechan este tipo de situaciones de crisis para recordar que las OPS son un instrumento clave para agrupar la oferta. Uno de sus objetivos son asegurar la programación de la producción y su adaptación a la demanda en calidad y cantidad para optimizar los costes y estabilizar los precios teniendo en cuenta todas las variables que podrían influir en la campaña. Además, se cuenta con medidas para prevenir y gestionar crisis donde poder planificar actuaciones como la cosecha en verde y no recogida, retiradas del mercado e incluso promoción.

Competencia desleal
Para el sector hortícola, uno de sus principales frentes son los terceros países productores, que representan una competencia desleal porque la UE no les reclama las mismas exigencias. En este sentido, según Andrés Góngora, secretario provincial de COAG Almería, “la UE necesita aumentar su capacidad productiva interna porque la dependencia de terceros países
es un riesgo”.

LECHUGA
32.300 ha
Superficie.

842.800 Tn
Producción.

PEPINO
7.500 ha
Superficie.

690.600 Tn
Producción.

BRÓCOLI
33.800 ha
Superficie.

430.000 Tn
Producción.

BERENJENA
3.700 ha
Superficie.

234.700 Tn
Producción.

CALABACÍN
11.000 ha
Superficie.

587.100 Tn
Producción (Hasta octubre).

Deja un comentario