Ed. Fruit Logistica 2019 / Opinión del sector

El proyecto Princesse Amandine, un futuro para el sector de la patata

Alfonso Sáenz de Cámara Barrón, director gerente de Udapa.

patata

Nos enfrentamos a cambios sociológicos y de comportamientos que tienen un impacto directo en cómo nos alimentamos. La población envejece y al mismo tiempo el hogar tiene un promedio cada vez de menos personas. Tenemos una población crecientemente urbana, que tiene acceso inmediato a todo tipo de información, está muy conectada y dedica menos tiempo a su alimentación.

Incluso si su comportamiento es a menudo paradójico, se aprecia en el consumidor una búsqueda de sentido, naturalidad, salud, producto de proximidad, sostenibilidad y compromiso activo con el medio ambiente…

Los desafíos de nuestro sector son responder a estos cambios: en la oferta del producto, la variedad, la segmentación, los envases adaptados, la funcionalidad práctica… y esto probablemente será en un contexto de disminución del consumo general de la patata al menos en la forma actual de presentación.

El enfoque colectivo en un segmento de mercado específico creemos que puede ser una de las soluciones para cumplir con estas expectativas. La construcción de una marca proporciona un marco, una metodología, una especificación y un posicionamiento claro en el lineal. Esta marca responde, de manera estructurada, a una expectativa claramente identificada. La alianza entre empresas hace posible difundir esta marca de una manera más masiva, y vemos cómo en otros sectores de frutas y verduras estos proyectos colectivos están teniendo repercusión en el mercado.

En Francia el consumo de lo que llaman carne firme supone ya el 30% del mercado global de la patata. Han sabido adecuar determinadas variedades a usos culinarios como las cocinadas al vapor o en el horno, que son muy sanas y sabrosas, y que ha contribuido a que el consumo de patata no caiga tanto como en España. Esta experiencia exitosa (10 años de existencia) permite adaptar la marca Princesse Amandine al mercado español sin distorsionar el contenido y es un enfoque sectorial que abarca desde la semilla hasta el consumidor final, donde cada uno tiene su papel que desempeñar.

Los nuevos usos culinarios, sobre todo al vapor, que es el más destacado para este tipo de variedad, es cierto que no está muy extendido en España. Si en Francia representa un tercio del consumo en el mercado de productos frescos y la variedad Princesse Amandine es líder en este segmento, ¿por qué no puede tener un hueco en nuestro mercado para sumar más momentos de consumo de patata? Estas formas de consumo están en perfecta sintonía con la demanda en alimentación.

En realidad, en este enfoque colectivo de gestión internacional del consumo de patata, hay algo nuevo, original y ambicioso al mismo tiempo para remover el lineal español. El proyecto, en el que participan empresas españolas y francesas, contempla producir la variedad Amandine también en España. Esto asegurará la disponibilidad del producto y la marca durante los 12 meses del año, y la complementariedad de la producción de dos fuentes para extender el suministro de un producto de calidad a todo el mercado. Este proyecto genera valor añadido y dinamización de las ventas, y permite impulsar el consumo en un sector dominado por una banalización de la oferta y poca innovación. De hecho, un proyecto de este tipo puede dar ideas para desarrollar nuevos enfoques coordinados en España.

¿Qué añade la marca a este mercado? Aporta ventajas como producción controlada, garantía de reaseguro y respeto por un sector, en el sentido de trabajar juntos para presentar un producto de calidad. La marca lleva además valores éticos. En cuanto a la innovación, todos los mercados deben apostar por ella para seguir siendo atractivos, reclutar nuevos consumidores y momentos de consumo. Y la marca garantiza esta dinámica en el lineal: innovación de texturas, tamaños y también innovación en comunicación. Por todas estas razones, el consumidor está dispuesto a pagar un poco más. La marca es una fuente de valorización. ¡Por eso, el proyecto Princesse Amandine ayudará a confrontar el desafío que se presenta al sector español!

Deja un comentario