Ed. 130 Abril 2017. / Envases

Formatos más pequeños y mejores impresiones de marca para conquistar el futuro. FEDEMCO

Fedemco defiende la sostenibilidad de los envases de madera, de los que destaca que son altamente ventajosos tanto para el consumidor como para el envasador.

Desde el sector del envase de madera siempre han intentado satisfacer las demandas tanto del productor como del consumidor final. De hecho, entienden que el consumidor se preocupe por sus materiales y que, por tanto, estos sean respetuosos con el medio ambiente. En este sentido, el responsable de Comunicación y Marketing de la Federación Española del Envase de Madera y sus Componentes (Fedemco), Roberto García Esteve, asegura que “los envases de madera son altamente ventajosos”, puesto que proceden de un material renovable, que absorbe el CO2, lo que contribuye a frenar el cambio climático. Por si esto fuese poco, añade que los bosques de donde procede la madera se gestionan de manera sostenible y que, durante el proceso de fabricación, estos envases son los que menos requieren del uso de energías no renovables, con lo que “su reciclaje es más fácil”. Sin embargo, la sostenibilidad de los envases es, de momento, el factor más valorado por el consumidor pero no por los agentes de la gran distribución, donde prima lo económico.
Junto a esta preocupación por el entorno y la sostenibilidad, desde este sector también trabajan para ofrecer al envasador productos “atractivos y resistentes”, que protejan su producto allá donde vaya. Al tratarse de un material natural es, además, perfectamente apto para el contacto con frutas y hortalizas.

Nuevos formatos
Para responder a la demanda de los mercados y seguir siendo competitivos, es importante diversificar, de ahí que los fabricantes de envases de madera se centren en el desarrollo de nuevos formatos. De esta manera, están probando envases más pequeños como el 20×15 y, además, están incluyendo tapas o modificando las alturas de las tablillas de los ya existentes para poder ofrecer un mejor acondicionamiento y presentación de la fruta. Conocedores, asimismo, de que muchos consumidores eligen un envase fijándose en lo que les resulta más llamativo a la vista, mejoran las impresiones de marca con acabados más atractivos.

Sin embargo, el formato más fabricado por los asociados de Fedemco sigue siendo el envase marca Pitufo®, sobre todo los de uno y dos kilos, que se adaptan a las necesidades en volumen de las nuevas familias. Van muy ligados a la exportación de clementinas y fresas, pero también mandan en el mercado nacional. Según García Esteve, el hecho de que sean “unidades de venta directa permite su entrada en grandes superficies, que los  utilizan en promociones para dinamizar sus ventas”.
Y si de incrementar las ventas se trata, la solución suele ser la combinación de materiales atractivos y de calidad a precios competitivos. Para los responsables de Fedemco, esto es posible con los envases de madera. En su opinión, el sector hortofrutícola no debería reducir la elección del envase únicamente al precio, ya que “muchas veces la caja aporta un valor añadido como puede ser una imagen de producto natural o una diferenciación con respecto a su competencia”.

Juan Arias.

Deja un comentario