Ed. 132 Agosto 2017 / Nursery

Fortuna y Rociera, una apuesta segura. FRESÓN DE PALOS

La cooperativa Santa María la Rábida vuelve a elegir materiales que manejan perfectamente y que les proporcionan la calidad que demandan sus clientes.

Autor: Beatriz Peña

La próxima campaña de la fresa en Huelva será parecida a la actual en cuanto a variedades porque las empresas disponen de unos materiales que les satisfacen y les proporcionan la fruta que demandan, en cuanto a calidad, productividad y poscosecha. La cooperativa Santa María la Rábida, Fresón de Palos, con un volumen de producción de fresa que ronda las 70.000 Tn, opta de nuevo por las variedades que mejor han funcionado este año: Fortuna- de Emcocal- por su precocidad y uniformidad y las variedades de Fresas Nuevos Materiales, Rociera y Rábida, por su calidad y sabor, además de su adecuado calibre y su productividad.
Alfredo Arcos, responsable técnico de Vivero de la cooperativa afirma que “la mejora genética es muy complicada y las empresas han puesto el listón muy alto, hay muy buenas variedades y para que surja una nueva que sea interesante debe reunir muchos requisitos”. Por eso, ellos van a lo seguro, con materiales como los de FNM que en opinión de Arcos “es la empresa que más está apostando por la calidad” y cree que variedades como Rociera van a aportar mucho en los próximos años, a medida que los productores la vayan conociendo y mejorando su manejo.

Producción sostenible
La empresa produce su propia planta. Además, ensayan todos los nuevos materiales que presentan los obtentores a fin de conseguir la mejor fruta e innovan constantemente en técnicas de cultivo “para ser más eficientes y respetuosos con el medio ambiente regulando de forma ordenada el consumo de agua”, afirma Arcos. La fresa en Huelva tiene esa asignatura pendiente y entre los objetivos de los productores está lograr que sus cultivos sean rentables, pero sostenibles, por el bien de todo el sector. En este sentido, Arcos ha destacado que el III Congreso de Frutos Rojos es un espacio perfecto de debate y reflexión sobre la situación de los berries y su futuro, teniendo como meta “el desarrollo equilibrado de los diferentes cultivos, más allá de las pautas que marquen la oferta y la demanda”, afirma el técnico, quien defiende un crecimiento ordenado que beneficie de forma positiva a todos los productores de berries de la provincia.

Leave a Reply