Ed 136 Abril 2018 / Patata

Fortus, la nueva apuesta de Patatas Rubio Martínez

Frente a la importación, en esta empresa apuestan por un producto diferenciado, con una calidad superior a la que hoy encontramos en los mercados.

Autora: Marga López

patata

El sector de la patata vive un momento delicado. Mientras que en los últimos años, en España, se ha producido un descenso de la superficie, situada en torno a las 74.000 hectáreas, en otros países comunitarios ha crecido, como es el caso de Alemania, con 250.500 has en 2017, un 3% más que en 2016, o en Francia, con 177.000 has (+10%) (Datos Eurostat). Y es que cada vez importamos más producto, especialmente del país galo, que a pesar de que sus patatas llevan en cámara 4 ó 6 meses, con las deficiencias en calidad que ello conlleva, siguen ganándole la partida a la patata nueva. “El año pasado se estuvo comprando patata francesa de una pésima calidad cuando nosotros ya teníamos producción, e incluso se vendía a precios superiores a los nuestros, lo que provocó que mucha patata no se llegara ni siquiera a recoger”, nos comenta Juan Andrés Rubio, gerente de la firma Patatas Rubio Martínez.

En este sentido, reiteran una vez más la necesidad de informar al consumidor sobre la existencia de la patata nueva, de sus ventajas en la cocina, animando a envasadores y distribución a iniciar la campaña lo antes posible con este producto, y a no prolongar la comercialización de patata francesa stockada, que tiene peor calidad culinaria.

Nueva variedad

Como herramienta para hacer frente a ese producto de importación, Patatas Rubio Martínez apuesta por Fortus, una patata con características excelentes para freír, muy superior a lo que existe en estos momentos en el mercado. “El año pasado tuvimos 20 hectáreas, este año ya contamos con 45 has, y la aceptación por parte del mercado está siendo inmejorable”, nos explica Juan Andrés Rubio, quien continúa afirmando que con Fortus quieren ir más allá y dar a conocer esta variedad al consumidor, para que la identifique de una forma clara y la demande.

Como podemos ver, la clave está en comunicar al consumidor que existe una gran diversidad de patatas, y que no tiene nada que ver un producto recién recolectado con uno que lleva una larga temporada en cámaras. El apoyo de envasadores y de la distribución será vital para lograr este objetivo.

Deja un comentario