Ed. Fruit Logistica 2018 / Cebolla y Ajo

La calidad, la gran baza de futuro para el ajo y la cebolla

Tanto en el sector del ajo como en el de la cebolla son conscientes de que cuentan con una calidad superior a la de países terceros. La cuestión está en saber otorgarle el valor y la proyección que merecen en los mercados.

Autor: Alicia Lozano

Ajo y Cebolla

En el sector del ajo, pese a que en los últimos años se ha ido registrando un claro trasvase varietal hacia el ajo Spring debido a su alta productividad por hectárea, en esta campaña  el sector parece haberse dado cuenta de que el ajo Morado es el que mantiene el mayor valor en los mercados (1,85€/kg frente a Spring 1,3€/kg en la campaña de junio hasta diciembre 2017) y se ha reducido considerablemente esa fuga varietal.  Así lo confirman desde la Asociación Nacional de Productores y Comercializadores de Cebolla (ANPCA), que representa al 70% del sector: “El potencial diferenciador del producto español está en el Ajo Morado nacional”, declara su presidente, José Antonio Corell. Un factor a tener en cuenta especialmente conociendo que el 83% del ajo del mundo es chino (más de 800.000 hectáreas este 2016 frente a unas 23.000 has. de España, representando solo el 2,8% de total a nivel mundial), por lo que en volumen no es posible competir, pero sí en calidad. Es precisamente de este país del que depende cada año el valor de nuestro producto en el mercado.

El ajo baja de su nube

En esta campaña el sector ha dejado atrás las elevadas cotizaciones registradas en los últimos dos años, que en el ejercicio 2016/2017 fue de 2,95€/kg en Morado y 2,30€/kg el Spring de media, de producto ya confeccionado, pasando a obtener un precio rentable y “habitual”, comentan desde el ANPCA. Sin embargo, estas dos campañas de bonanza le han permitido al sector invertir en renovación de instalaciones, nueva maquinaria, cámaras de frío, tractores, etc. ayudándole a seguir dando pasos en su desarrollo. En este sentido, el presidente de la Mesa Nacional del Ajo, Julio Bacete, manifiesta: “Somos el sector del ajo más puntero del mundo, en profesionalidad, innovación en formatos, mecanización… porque cuando tenemos años buenos revertimos las inversiones en el propio sector”.

Balance de la campaña

El volumen de producción en el ejercicio 2017 (campaña fresco junio-septiembre) ha aumentado un 31%, donde las primeras partidas tuvieron problemas debido a las lluvias de mayo, pero después, con un tiempo muy seco, la calidad de los ajos almacenados está siendo muy buena y las ventas estables, por lo que hay normalidad en el desarrollo. Como retos, en un sector tan atomizado, la unión se postula como una estrategia a llevar a cabo, aunque es complicado de materializar. La creación de una Organización Interprofesional donde se representen todas las zonas de cultivo es, en concepto, la mejor manera para organizar a este sector pero a corto plazo no se va a conseguir. A este problema se le suman los provocados por la situación actual del cultivo en PAC, que lleva a una falta de terrenos disponibles y los cambios producidos en la reforma del Reglamento comunitario que regula los contingentes de entrada de ajo de países terceros a la Unión Europea.

La cebolla

En este sector, la campaña vino marcada en un primer momento por los pésimos resultados de la anterior, donde la superproducción en Europa hundió los precios en el mercado y el excedente se solapó con la nueva cosecha hasta agosto. Sin embargo, las cotizaciones mejoraron para los calibres grandes alcanzando niveles máximos de 0,42€/kg en almacén a mediados de diciembre, según PROCECAM, debido principalmente a la escasez de este tipo de calibre. Para este ejercicio se ha cultivado una mayor superficie, pero sin embargo se está comercializando menos volumen en comparación con el anterior, debido a los descensos en los rendimientos por hectárea que han sufrido en la mayoría de las explotaciones de la provincia de Albacete, actualmente la mayor zona productora de España, debido al extremo calor en julio y agosto. Esto lleva a que el nivel de almacenamiento a mediados de diciembre sea un 10% inferior que el año pasado.

Sin duda, se evidencia la necesidad de que el sector conozca cuánto se produce y se almacena en cada campaña para evitar situaciones de nerviosismo que lleven a los comercializadores a tirar los precios como sucedió en el ejercicio anterior.

De momento, con la celebración del II International Onion Meeting el pasado mes de noviembre, van por buen camino porque les ha permitido poner sobre la mesa los diferentes frentes. Después de diez años al fin se celebra un Congreso en el sector, que tuvo una excelente acogida con más de 400 asistentes, una muestra de que quieren hacer equipo, algo necesario frente a las producciones terceras que compiten en precio pero no en calidad contra la cebolla española. En este sentido, es crucial seguir trabajando en mantener esa calidad que les caracteriza en los diferentes mercados, porque según Alfonso Tarazona, presidente de la Asociación Española de Cosecheros y Exportadores  de Cebolla (ACEC), el ciclo de rotaciones adecuado no siempre se cumple, por lo que la tierra se cansa, y a esto se le une la falta de agua. Ante todo ello, subraya: “Necesitamos por un lado un plan hidrológico nacional y por otro, continuar siendo profesionales”.

Otros retos

España es el principal consumidor de nuestra cebolla con 15,5 kg por hogar al año y el objetivo es mantener e incluso aumentar este consumo, además de seguir desarrollando mercados potenciales como Taiwán, EE.UU. y Arabia Saudí porque “cuando nuestra cebolla llega a un mercado, lo hace para quedarse”, sentencia Tarazona. Además de la tradicional, hay líneas a tener en cuenta como la roja y dulce cuya demanda se está incrementando en los últimos años. En este sentido, hay que destacar que el 62% de nuestras importaciones son de cebolla dulce procedente de Perú.

Como logro, el sector se anota el tanto de la Marca de Calidad “Cebolla de La Mancha” por parte de PROCECAM, con la que ya han comercializado en esta campaña y que sienta un precedente en el camino hacia la IGP. En cualquier caso, la idea global es diferenciar la producción nacional en todos los mercados y el sector debe seguir trabajando en ello.

CEBOLLA:

25.000 has. Superficie de producción

1.400.000 tn. Volumen de producción

356.693 Tn / valor 138 M€. Volumen de exportación

AJO

261.000 tn (2017). Producción

26.274 has. Superficie

162.622 Tn/ 375,5 M €. Exportación

Deja un comentario