Ed. Fruit Logistica 2018 / Cebolla y Ajo

La cebolla dulce y su creciente demanda. YUMMY FRESH SL

Por David Casanoves. Gerente de Yummy Fresh SL.

cebolla

La cebolla es una de las verduras más versátiles que existen en nuestra alimentación, se puede comer cruda o cocinada, natural o deshidratada, sola o combinada, lo que genera infinidad de oportunidades comerciales. Su consumo es de lo más estable que existe en la alimentación (7,30 Kg/persona/año en los hogares españoles), con incrementos del 60% en las últimas dos décadas, gran parte de ello debido al aumento del segmento de la comida preparada. Aproximadamente 20-25% de las cebollas se utilizan para sopas, salsas, empanadas, pizzas, etc, y tiene el poder de resaltar el sabor y estimular los sentidos de la vista, el olfato y el gusto – una experiencia organoléptica. Pero hacía falta una cebolla realmente jugosa, sabrosa y de bajo picor (pungencia) que se pudiese disfrutar cruda sin temor a sabores o alientos desagradables.

La cebolla dulce es una de las categorías que mayor atención has suscitado en los últimos años. La segmentación por distintos usos es algo que se ha ido consolidando. Comenzó siendo un pequeño experimento comercial allá por el año 2003 con las primeras importaciones de cebolla de Perú. Muy pronto el sector tomó conciencia de las oportunidades comerciales y empezó a cultivarlas, mientras el consumidor fue conociendo sus virtudes y cualidades. A través de los años, se ha convertido en una de las categorías que más rápido ha crecido y estimulado las ventas de productos frescos afines, llegando a generar un volumen de negocio considerable y ganar su propio espacio en los lineales de los retailers. En la actualidad es posible comprarla en la mayoría de cadenas de supermercados, siendo Mercadona una de las últimas en presentarlo en su oferta, motivada quizás por la creciente popularidad del producto.

Producción nacional

La producción nacional de la cebolla dulce comienza a finales de mayo, y se produce en regiones cálidas, arenosas y tempranas: Murcia, Córdoba y Almería. Su cosecha es muy corta (3-4 semanas) motivada por sus características agronómicas, que no le permiten crecer en un ambiente de altas temperaturas y alto estrés hídrico, factores que condicionan negativamente el nivel de pungencia de la cebolla.

El producto nacional está disponible hasta comienzos del otoño, en ocasiones algo más dependiendo de la calidad de la cosecha y condiciones de conservación, pues no toleran bien el almacenamiento a largo plazo, por lo que durante el otoño e invierno se importan de otros países con características favorables para su cultivo. Destaca sobre todo Perú, por su alta calidad y años de experiencia. Muy por detrás está México, país que por su localización geográfica y su climatología, permite una cosecha muy temprana en el hemisferio Norte.

Perú

Este país ofrece la mejor oferta de cebolla dulce en contraestación. Es de una calidad excelente y está disponible desde principios de septiembre hasta febrero. La experiencia adquirida durante años, el tipo de tierras arenosas y la ausencia de lluvias primaverales hacen que las condiciones sean inmejorables, cultivado todo a mano, desde la siembra hasta la recolección, logrando un producto de calidad premium.

Debido a su situación geográfica, cercana al Ecuador, el período de cosecha se extiende durante meses ya que permite siembras escalonadas de la misma variedad, algo imposible en España.

En la actualidad, la exportación de cebolla amarilla dulce alcanza un volumen de 100.000 Tn., cuyo principal destino es el mercado USA (80%), siendo uno de los clientes destacados el gigante Wall-Mart.

La exportación a España se ha ido desarrollando a la par de la demanda nacional y el conocimiento por parte del consumidor. Su crecimiento ha sido notable, ya que en pocos años se ha pasado de importaciones esporádicas en los años 2003 a 2007 a un volumen creciente de 15.000 Tn. anuales.

México

La cercanía de México a USA ha permitido que poco a poco los agricultores del sur de Texas se hayan desplazado a latitudes inferiores para adelantar sus cosechas de primavera y lograr así producciones estratégicas. Tal es el caso de la cebolla amarilla dulce y la cebolla blanca que se produce en México: único lugar donde es posible cultivar en esta época de transición del hemisferio sur al norte. Una primavera adelantada que permite obtener un producto listo en tiempo récord y cubrir la ventana de febrero a mayo con un producto de calidad notable.

Si bien hace no muchos años se creía que el producto carecía de las cualidades propias de la cebolla dulce, y en particular de las de Perú, la introducción de nuevas variedades y el conocimiento del cultivo ha permitido que se puedan producir auténticas cebollas dulces.

La importación de cebolla mexicana en España se encuentra todavía en unos niveles muy bajos, en comparación con la peruana, si bien es cierto que los precios suelen ser sensiblemente mayores.

Garantía de Cebolla Dulce

La totalidad de las cebollas dulces de días cortos procede de la variedad Granex, un híbrido desarrollado en la época de los años 80 y que aúna las características de piel clara, forma aplanada ligeramente puntiaguda y baja pungencia (en niveles de 1 a 5 micromoles/gr ). Desde esa línea de trabajo se han desarrollado nuevos y mejores híbridos para satisfacer la creciente demanda del cultivo y mejorar las características organolépticas del producto.

La mayoría de estos híbridos se ensayan en campo para evaluar sus niveles de pungencia y de azúcares. Pero es importante considerar que el picor no es solo resultado de la genética, sino también de una combinación de factores de producción tales como la composición química del suelo, temperatura, riego, cosecha y almacenamiento.

Conclusión

La cebolla dulce ha logrado posicionarse por mérito propio en los lineales de venta como un producto de alta calidad para distintos usos gastronómicos. En general, su venta representa más del 5% del total de la sección de frescos. Por tanto, es un producto catalizador de las ventas que complementa muy bien la oferta disponible. Su mejor época para la comercialización es el otoño e invierno, tiempo en el que la diferenciación con el resto de cebollas es más que notable. El trabajo de promoción y educación realizado durante años ha dado sus frutos y hoy podemos decir que está disponible durante todo el año con distintos orígenes: España, Perú, México, y su demanda sigue en continuo crecimiento.

Deja un comentario