Escribe para buscar

La eficiencia de los clubs de manzanas

Jacky Feniello, Director comercial de Nufri.

Comparte

El consumo de manzana en Europa está cambiado en los últimos años con la llegada de las variedades club, siendo las únicas que avanzan en las ventas, aunque el grupo de las Golden y las Galas sigue liderando la producción. Estos cambios se deben a que los consumidores prefieren las manzanas con pulpa crujiente, jugosa, firme, con un sabor dulce y equilibrado, es decir, con una calidad gustativa excepcional y sin olvidar su aspecto, que debe de ser prácticamente perfecto, todo ello, de forma homogénea y continua en el tiempo. Dichas características son ofrecidas por algunas de las variedades club, debido en parte a la alta inversión en innovación de los obtentores, que se traduce en un producto de valor para nosotros, los productores.

“ Cultivar estas variedades nos aporta una calidad diferencial basada en el sabor, la textura y el color de los frutos

Otra de las circunstancias claves para la obtención de un producto excepcional son las condiciones climáticas idóneas, que aportan a las manzanas una mayor calidad, como también son igual de importantes las estrategias organizativas: el control de la producción y su ajuste a las expectativas de venta, que garantizan unos estándares de calidad y homogeneidad del producto durante toda la temporada que valoriza la variedad.

La estrategia marquista y de comunicación también juega un importante papel para llegar y dar a conocer el producto al consumidor final mediante la presentación diferencial a través de la marca. Por todo ello, la fórmula club está resultando muy eficiente, aun requiriendo de una importante estructura de organización desde el vivero, pasando por la producción, la conservación y envasado, hasta el lineal de venta, acompañado todo ello de importantes inversiones en promoción y comunicación.

En Nufri, hace unos años, decidimos apostar por las variedades club a sabiendas de que trabajar con ellas supone un alto nivel de inversión y especialización, pero con la convicción de que, si elegíamos las adecuadas, el cliente sabría agradecerlo. Cultivarlas nos aporta una calidad diferencial basada fundamentalmente en el sabor, la textura y el color de los frutos. Dada la limitación en los lineales de venta, es evidente que solo las mejores variedades, las que sorprenden al consumidor por su calidad gustativa, ocuparán en un futuro dicho espacio, por lo que creemos que se debe apostar por ellas. Sin olvidar las variedades de siempre, que mejoran año tras año con los nuevos clones y comercializamos bajo nuestra marca Premium Livinda.

Iniciamos la primera parte de la campaña con Opal, del grupo de las “amarillas”; es una variedad resistente al moteado, lo que nos permite una tecnología de la producción más eficiente y respetuosa con el medio ambiente. Comercialmente, funciona de forma excelente en Estados Unidos y Reino Unido por sus cualidades organolépticas y es comercializada en co-branding con Livinda. A continuación, introdujimos en el mercado una bicolor extraordinaria: Envy, de sabor dulce, con un toque ácido. Y afrontamos la segunda parte con otra bicolor: Evelina, también de sabor excepcional, ambas producidas exclusivamente por el Grupo en España.

Al mismo tiempo, uno de nuestros objetivos es seguir invirtiendo y mejorando junto a colaboradores internacionales de los dos hemisferios en el nuevo grupo de manzanas de pulpa roja denominadas Kissabel. Está formado por tres variedades de coloración epidérmica diferente y con distintas intensidades de color rojo en la pulpa, cuyas cualidades gustativas estamos mejorando muy significativamente.

Por último, nuestra actual apuesta llega de la mano de la variedad SweetTango, una espectacular manzana bicolor que será plantada este mismo año en La Rasa y nos permitirá avanzar la campaña de las clubs, convirtiéndose en la primera en llegar.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *