ED. 133. Fruit Attraction 2017 / Varios

La especialización como imagen de marca. LA ÑECA

La Ñeca se consolida y aspira a ser una referencia en la producción de calabacín y berenjena, cultivos en los que centran su producción como estrategia empresarial.

Beatriz Peña

“Queremos que cuando un cliente piense en La Ñeca, nos relacione directamente con la producción de calabacín y berenjena, como especialistas”. Con estas palabras define Juan Ramón Escobar, gerente de la compañía, su modelo de negocio que les ha llevado a centrarse en la especialización de estas dos hortícolas, en un contexto donde muchos se decantan por diversificar la producción. En La Ñeca tienen claro lo que saben hacer bien: producir; y por ello quieren ser los mejores y que se les reconozca. En sus misiones comerciales se marcan dos objetivos: conocer bien los mercados y las necesidades de cada país, con el fin de adaptar su producción– desde el campo hasta la línea de envasado y comercialización- a las exigencias de cada destino.

La exportación de berenjena y calabacín está en auge. En 2016 España superó las 480.000 toneladas exportadas, 80.000 toneladas más que en el ejercicio anterior. Un crecimiento en los mercados europeos, como confirma el gerente de La Ñeca que asegura que estamos en un buen momento para crecer en origen y convertirse en referente en destino. La empresa está dando los pasos necesarios, aumentando su superficie – 140 hectáreas- producción – 15.000 toneladas- y certificando sus fincas bajo el sello de GLOBALGAP que aporta un plus de calidad.

Su crecimiento está vinculado al de sus agricultores, por ello una de las preocupaciones de la firma es la rentabilidad de las explotaciones. En berenjena, después de tres años de precios bajos, el sector esperaba una buena campaña y no fue así, según Escobar. Este año esperan mejores resultados, al menos en volumen. En cualquier caso, lo más importante es mantener la calidad y hacer un buen trabajo tanto en el campo como en el almacén, cumpliendo en todo momento las normas de calidad y las relativas a las materias activas. De este modo podrán afianzarse en los mercados que mejor rendimiento ofrezcan a la empresa y mirar así al futuro.

Deja un comentario