Ed. 132 Agosto 2017 / Varios

La marca, clave para conquistar los mercados. SALIPLANT

Más de 400 personas acudieron a la cuarta edición de las jornadas de Saliplant donde se abordaron las especialidades en auge y la importancia de contar con un distintivo influyente.

Juan Arias

Un año más y, ya van cuatro, Semilleros Saliplant volvió a organizar sus Jornadas profesionales. Este año versaron sobre los casos de éxito de marcas reconocidas en el sector agroalimentario como Tomate Monterosa (Fitó); Pimiento Palermo (Rijk Zwaan); Tomate Kumato (Syngenta) o Pimiento Tribelli (Enza Zaden). A todo ello, hubo que sumar la intervención de David del Pino, consultor agroalimentario y director general de Freshtrate, quién explicó a la audiencia qué es una especialidad y qué no.

Del Pino explicó que el uso de la marca es una estrategia más de las casas de semillas y obtentores para ser relevantes en el negocio hortofrutícola. De hecho, se refirió a la importancia de los clubes de productores como principal herramienta para evitar “una commoditización de sus productos”. Tal y como expuso, la marca es parte de la definición de producto dentro de una estrategia de marketing y puso de ejemplo el hecho de que en el sector hortofrutícola muchos ponen una marca en sus cajas pero sin estrategia, lo que no sirve para establecer ninguna diferencia.

Durante su intervención, Del Pino aprovechó para presentar, por primera vez al público, su Matriz EPH –Matriz para la Estrategia con Productos Hortofrutícolas-. Sus ejes son la productividad agraria y la capacidad de diferenciación en el mercado ante consumidores y empresas. Esta herramienta le ha servido para responder a las diferentes estrategias que debía adoptar en función de la variedad de producto hortofrutícola.

Por su parte, los responsables del proyecto AGF de la sandía Fashion también detallaron las claves de su éxito. En este sentido, el especialista de la cadena de distribución de Bayer, Crisanto Ampuero, destacó que gracias a ella se ha incentivado el consumo de esta fruta en España pasando de los 6 kilos por persona y año en 2006 a los 10 que se consumen actualmente. Destacó la relevancia de contar con una marca y para ello aseguró que con Fashion se consiguió “dignificar un producto que era commodity” a la vez que resaltó la importancia de seguir apostando por la marca para conquistar los mercados.

Precisamente para no caer en los llamados commodities, Rijk Zwaan apuesta por marcas de valor como Sweet Palermo. Según Víctor Cegarra, especialista de cadena de RZ, marcas como ésta “contribuyen a una mayor rentabilidad para el productor”.

Esa diferenciación también es clave para Enza Zaden cuyo Marketing Project Manager, Mari Carmen Manjón, presentó sus diferentes marcas como (pimientos) Tribelli, (tomates) Tomazur o (pepinos) EasyQ’S.

En su exposición David Bodas, Food Value Chain de Syngenta se refirió a la importancia de “evolucionar las marcas para mantenerlas vivas en el mercado”. Así lo explicó durante su intervención acerca del tomate Kumato. Para Bodas, es clave “definir una estrategia para la marca, qué decir, cómo, cuándo y tener claro el target al que se dirige”. Además dejó claro la necesidad de “inversiones en promoción y en dar a conocer las novedades que se introducen en la misma”.

Deja un comentario