ED. 133. Fruit Attraction 2017 / Uva

La nueva generación de uva de mesa. SNFL GRAPE GENESIS

El desarrollo de nuevas variedades se centra en las apirenas, con materiales productivos y de óptima calidad, que presentan obtentores como SNFL, en su programa de Grape Génesis.

Alicia Lozano

El consumo de uva de mesa en España sigue siendo muy estacional y en el que prima la uva con semilla producida localmente. Sí que es cierto, que, en los últimos años, con la introducción de las variedades apirenas, se está dando un giro en el consumo, ya no solo de uvas de producción local, sino también de las importadas. Como respuesta a esta realidad, se está registrando una reconversión varietal en las zonas de producción en España, donde Murcia sigue siendo la protagonista, con alrededor de unas 8.000 Has en apirena y en la que, año tras año, sigue creciendo su área productiva. En la zona de Alicante, tradicionalmente se ha producido la uva con semilla, pero también se está viendo esta transformación hacia la sin pepita por parte de las empresas más innovadoras.

Para responder a esta creciente demanda, entidades como SNFL dentro de su proyecto Grape Génesis apuestan por el desarrollo de variedades de uva seedless. Grapes Genesis es una de las ramas de actividad de SNFL en investigación para uva de mesa. Con sede en Murcia, distribuye su material a nivel mundial a los principales países productores, de forma que a día de hoy, hay más de 18.000 hectáreas plantadas. California es el país con más superficie, seguida de Chile, Perú, Sudáfrica y España.

“En Grape Genesis, que es un nuevo proyecto de innovación, dentro de SNFL (Special New Fruit Licencing), el enfoque ya no es solamente generar uva sin semilla, sino que aparte, tenemos otros objetivos más ambiciosos que queremos incorporar en nuestra nueva generación de variedades de uvas de mesa. Los objetivos van mayoritariamente enfocados al consumidor final, pero también tratamos de mejorar las eficiencias productivas para el productor. Variedades que, a parte de un buen sabor, crocancia y color atractivo, tengan resistencias naturales a plagas, mayor acumulación de antioxidantes naturales, vitaminas y otros componentes saludables, lo que consecuentemente nos permitirá producir uvas más sanas, con necesidad de aplicar menos productos químicos, lo que va a suponer, no solo un ahorro en la parte productiva, sino el consumo de un producto más sano para el consumidor final”, explica Josep Jove Estiarte, director de SNFL Group.

A día de hoy las uvas sin semilla, tienen unas características óptimas, no solo para el consumidor, sino también para el productor; sabor, corcancia, calibre, eficiencias productivas…. Por lo que para el consumidor final ya no hay razones para seguir consumiendo uva con semilla, sentencia Estiarte.

Deja un comentario