Ed 140. Diciembre 2018 / Mercabarna

La venta mayorista se renueva. CALVET FRUITS

Calvet Fruits inició hace cinco años una nueva etapa, aumentando sus producciones propias y su gama de producto para prestar un mejor servicio a sus clientes.

Autor: Isabel Fernández

Calvet Fruits

NARCÍS CALVET, gerente de la firma.

La historia de Calvet Fruits, empresa familiar presente en Mercabarna desde hace más de 30 años, corre prácticamente paralela a la del propio mercado central. De proveer de frutas y hortalizas al comercio detallista han pasado a exportar en torno al 40% de su volumen total de producto que, ya a mediados de noviembre, sumaba 563.000 kilos, tres veces más que en 2017. “En los últimos cuatro años, hemos adquirido dos puestos más, de modo que ya contamos con tres”, explica a la revista MERCADOS Narcís Calvet, gerente de la firma, en una de esas paradas de Mercabarna.

Este crecimiento ha sido posible gracias a su adaptación a los ritmos del mercado y al nuevo perfil de su cliente, cada vez menos fruterías y más supermercados. Esto les ha llevado a ampliar su oferta de producto y buscar nuevos proveedores nacionales para abastecer a sus compradores todo el año, mejorando así su servicio. Asimismo, prevén seguir aumentando sus ventas en el exterior.
Calvet Fruits son, además, productores especializados en acelgas y perejil, productos que desde hace unos seis meses trabajan con marca propia, Bled’art, adaptándose, una vez más, a los requerimientos del cliente final. “El consumidor es muy marquista”, afirma el gerente, para quien su apuesta por esta diferenciación supone, además, un mayor compromiso con la calidad, puesto que “no puedes fallar”. También sus producciones han aumentado en los últimos años y, hoy por hoy, cuentan con 20 hectáreas de cultivo en el Bajo Llobregat.

Son productores especializados en acelga y perejil que comercializan con su marca Bled’art

Pero esta actualización de la filosofía de empresa no se queda ahí, también abogan por mejorar su propia imagen y la de su producto en la parada. Por eso, cuando cualquier comprador se acerca a sus tres puestos en el pabellón E llaman la atención la limpieza, el orden y la luminosidad de los espacios. “Queremos que nuestros clientes se sientan a gusto”, insiste Calvet. Tanto como se sienten ellos ahora en Mercabarna tras un “lavado de cara necesario”.

Desde el punto de vista del comercio mayorista, el gerente de la empresa afirma que el mercado central ha sabido adaptarse perfectamente a los nuevos tiempos, abriéndose cada día más a la exportación y consolidándose como punto de referencia de las grandes cadenas de supermercados.

Deja un comentario