Escribe para buscar

Las infinitas posibilidades de la cuarta y quinta gama

Andrés Álvarez PereaDirector general de Frutas Olivar.

Comparte

El procesado de frutas y verduras se ha posicionado con fuerza en el mercado por la creciente demanda de un producto que responde a las necesidades del nuevo consumidor, entre cuyas prioridades figuran, ante todo, los alimentos saludables. Al mismo tiempo, ofrece soluciones como la comodidad y el tiempo de preparado, adaptándose así a nuevos estilos de vida y hábitos alimenticios promovidos por factores de cambios políticos, tecnológicos, económicos y sociales. Y, si a todo lo expuesto, le sumas la calidad y el sabor, lo que obtienes es un producto muy saludable y atractivo.

Las cifras evidencian que, de todos los alimentos perecederos, los productos de IV y V gama han sido los que mayor crecimiento han experimentado en los últimos años. El sector, sin embargo, no está exento de dificultades. Desde nuestro punto de vista, uno de los principales retos al que se enfrentan estos productos es el de impulsar el uso de tecnologías innovadoras de desinfección y conservación de hortalizas y frutas de IV gama como alternativa sostenible y natural al uso del hipoclorito, evitando el impacto en la calidad organoléptica de dichos productos. Otro de los desafíos que debe acometer el sector es el de disminuir el desperdicio alimentario. Para ello, en “Montañita” hemos diseñado distintos formatos de envasado adaptados a los distintos perfiles y demanda de nuestros clientes (Canal Horeca, Gran Distribución, etc.).
En lo que respecta a las oportunidades del sector, tal y como apuntaba en el primer punto, el incremento del consumo de frutas y hortalizas ofrece infinitas posibilidades de preparados de frutas y verduras en IV gama, puesto que permiten a los operadores crear elaboraciones e innovar en la mezcla y fusión de brotes y frutas. Desde mi punto de vista y teniendo en cuenta el estilo de vida de las sociedades modernas, creo que la tendencia va a ser adaptar los formatos a lo que se conoce como “listo para comer” favoreciendo con ello estilos de vida saludables y menor desperdicio.

En Frutas Olivar hemos apostado desde un principio por la calidad, el sabor y la seguridad alimentaria de nuestros productos de IV gama. Esa es y será siempre nuestra prioridad. Todas las lechugas de “Montañita” se cultivan y envasan bajo el más alto nivel tecnológico. Si tuviera que describir cómo ha sido el proceso, diría que ofreciendo un producto de altísima calidad con un diseño muy atractivo (marca, identidad visual, etc.) y unos formatos adaptados a diferentes perfiles de clientes, sin olvidar las fusiones innovadoras como es la de brotes de lechugas con flores frescas comestibles. Sin duda, tras más de treinta y cinco años en el sector hortofrutícola, este ha sido, junto con el de las flores frescas comestibles, el proyecto más apasionante y estimulante que hemos llevado a cabo. A día de hoy, nuestro proyecto de futuro se centra en la innovación y en abrirnos paso en mercados internacionales.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *