Escribe para buscar

“Las variedades tradicionales han perdido interés para el consumidor”. Orri Running Commettee

Por ello, el sector debe apostar por variedades patentadas como la mandarina premium Orri, de la que se comercializaron 52.000 Tn la pasada campaña, el doble del año anterior.

Comparte

España es uno de los principales países productores de cítricos del mundo y la mayor potencia exportadora. Sin embargo, y a pesar de este liderazgo, el sector adolece de problemas estructurales que le restan competitividad y que “debe corregir con urgencia”, afirma Guillermo Soler, gerente de Orri Running Commettee (ORC).

En este sentido, insiste en la necesidad de “una nueva citricultura” que pase por la modernización de las explotaciones, la incorporación de jóvenes a la actividad agraria y su formación continua, la superación del minifundismo y, sobre todo, un cambio ordenado del panorama varietal. “El sector sigue produciendo variedades tradicionales que han ido perdiendo interés por parte del consumidor y que concentran excesivamente la oferta en un mercado altamente competitivo”, explica Soler. En este contexto, “la gran esperanza está depositada en las nuevas variedades patentadas y su modelo disruptivo”, basado en el control de la producción, la adaptación de la oferta a la demanda y la diferenciación, como es el caso de la mandarina premium Orri.

La producción comercializada de Orri alcanzó las 52.000 toneladas en la campaña 2017/2018, el doble del año anterior, y todo apunta a que crecerá de forma progresiva hasta las 85.000 Tn cuando todas las plantaciones licenciadas estén en plena producción. Una vez más, fue la mandarina mejor cotizada del mercado, con un precio cercano al euro el kilo en campo. Para Soler, son varios los factores que han propiciado estos resultados: su calidad organoléptica y sabor inconfundible, su facilidad de pelado, práctica ausencia de semillas y su conservación, entre otros. “Es la mandarina con la campaña comercial más larga del mercado, con más de cinco meses de ventas continuadas”. Pero, sobre todo, han sido claves “su alto grado de exclusividad, su óptimo modelo de gestión y diferenciación natural”.

En esta línea, recuerda que España es el único país licenciado para producir esta variedad en todo el arco mediterráneo, evitando la competencia de países terceros con menores costes productivos. Asimismo, pone en valor los sistemas de control y defensa legal contra las producciones no licenciadas, que han preservado su exclusividad. Como novedad, esta campaña han reforzado esas acciones mediante inspecciones periódicas en los principales puntos de la Red de Mercados Mayoristas de España, así como en grandes superficies españolas, de Reino Unido, Alemania y Francia.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *