Escribe para buscar

Manifiesta división de las comercializadoras en épocas de crisis

Andrés Góngora Belmonte, secretario provincial de COAG Almería y Responsable Estatal de Frutas y Hortalizas de COAG.

Comparte
COAG

La historia se repite. Una nueva crisis de precios se ha cebado esta campaña con los agricultores almerienses y los de la costa granadina con especial énfasis en productos como el pepino, aunque sin olvidar que las cotizaciones cayeron de forma generalizada.

Desde el primer momento, en COAG Almería dimos la voz de alarma para que las comercializadoras activaran los mecanismos de gestión de crisis y por primera vez, algunas comercializadoras integradas APROA-Coexphal nos escucharon y decidieron proceder a la retirada de producto para reactivar el mercado haciendo uso de las indemnizaciones de retirada, aunque no con la contundencia deseada. Aplaudimos y apoyamos esta actuación que no se debe enmarcar como algo aislado, ya que desgraciadamente las crisis de precios por una razón u otra sobrevuela de forma casi habitual a nuestro sector.

Hemos avanzado. El Ministerio de Agricultura, tras el envío de un escrito urgente informándole de la situación por parte de COAG, nos convocó a todo el sector en Madrid y en Almería, para abordar la situación y poner soluciones sobre la mesa, donde las comercializadoras realizaron una espantada en toda regla no apareciendo para no asumir el importante papel que juegan en esta fiesta.

En esta crisis se ha puesto de manifiesto la división de las comercializadoras; por un lado están las que apoyan las propuestas de COAG, y por otro están las que continúan enrocadas en no hacer nada. 2019 debe convertirse en un año de compromiso por parte de las comercializadoras con los agricultores que las componen, y éste pasa por no enviar producto sin precio o realizando venta a pérdidas en nuestro perjuicio.

Además, también hemos alertado a la Consejería de Agricultura para que esté vigilante y revise las cámaras frigoríficas de las comercializadoras que en ocasiones almacenan las hortalizas a la espera de un repunte de precios en el mercado. Los técnicos de la Consejería tienen que controlar y comprobar que las hortalizas almacenadas cumplen los estándares de calidad, y en caso contrario obligarles a sacarlas del mercado.

Nuestro producto se caracteriza por unos parámetros de calidad y si el agricultor lo respeta, las comercializadoras también deben hacerlo para no dañar la imagen del sector.

Finalmente, los precios se han regulado tras la retirada de hortalizas, el arranque de cultivos viejos y la llegada del frío, pero con la división manifiesta de las comercializadoras.

¿Hasta cuándo padeceremos esta división? Seguiremos trabajando para remar todos en un sentido único.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *