139. Octubre 2018 / Distribución

“Nuestros criterios para un producto premium son calidad, calibre y marca”. Masymas

La enseña valenciana, con más de 30 años en el sector, siempre ha tomado como estrategia diferenciadora el producto fresco, por lo que el lineal hortofrutícola es uno de sus puntos fuertes.

Entrevista a José Juan Fornés, director general de Supermercados Masymas.

En vuestro lineal, se cuida el producto premium, ¿cómo se refleja en los lineales de fruta y hortaliza?
Se traduce sobre todo en una apuesta por la marca, ya que son las empresas marquistas las que más innovan en la gama premium. Además, ese mayor valor añadido va asociado no solo a la calidad de los ingredientes, sino también a otros aspectos como la denominación de origen, a una elaboración tradicional, etc. y estas son las características que el consumidor suele asociar más con las marcas. De hecho, nuestros criterios para ofrecer un producto Premium son calidad, calibre y marca.

“ Especialistas en producto fresco de proximidad, la marca proyecta seguir creciendo en ecológico

La apuesta por los productos de proximidad es una tendencia en el retail. Para Masymas, ¿cuánto tiempo lleva siendo una de sus estrategias?
La apuesta por el producto local ha sido algo natural desde que empezamos hace más de 30 años. De hecho, nuestro eslogan ‘Lo fresco es lo nuestro’ encierra un doble significado. Por un lado, porque nos habíamos especializado en este tipo de producto, pero también porque ‘lo nuestro’ hacía referencia a esa voluntad de que fuera lo más local posible. Y la oferta se extiende a todas las secciones, no solo a frutas y verduras. Hoy día tenemos hasta 300 proveedores de la Comunidad Valenciana.

Comenzaron a trabajar con oferta ecológica en 2016. ¿Cómo ha ido evolucionando su presencia en sus tiendas?
Al principio fue solo en pruebas, con un número muy limitado de referencias y en unas pocas tiendas, para ver cómo evolucionaba. Y lo cierto es que ha ido bastante bien. Ahora se encuentran ya en casi todos los establecimientos de la cadena y hemos ampliado la gama. En frutas y verduras tenemos en este momento en torno a las 20 referencias y queremos seguir introduciendo más, sobre todo en frutas.

Con todo esto, entendemos que sus proveedores responden a su política de ofrecer productos con valor añadido, ¿no es así?
La comunicación es muy estrecha con todos los proveedores y trabajamos con unas fichas técnicas de calidad muy concretas que garantizan las diferentes exigencias que para nosotros son imprescindibles, como frescura, punto óptimo de maduración, calibre, manipulado mínimo, etc. En general es un sector que ya está muy profesionalizado y cuida muchísimo aspectos como la calidad y la innovación. De hecho, la mayoría de ellos dispone de sus propias certificaciones. Todo eso facilita mucho el trabajo y la colaboración entre ambas partes de la cadena de valor.

Hay una clara tendencia del consumidor hacia el cuidado de la salud y el medioambiente a la hora de hacer la compra. ¿Cómo responden a ella?
Sí, es una tendencia que detectamos hace ya un tiempo y que vemos que cada día es más marcada. En ambos casos se ha traducido en un incremento de las ventas tanto del producto fresco en general como del ecológico en particular. Además, esa mayor preocupación por la salud se ha notado también en un mayor interés por los llamados ‘superalimentos’ (como la quinoa en las ensaladas de IV y V gama), así como por ciertos monoproductos de IV gama como el kale, y, por los premium.

En esta línea, se ha declarado la guerra al plástico, sobre todo en los envases de fruta y hortaliza. ¿Cuál es su forma de afrontar esta situación?
En esta sección predomina la venta de la fruta y verdura desnuda y asistida por nuestro personal, sin envasar, a granel, ya que sigue siendo un producto que el consumidor prefiere escoger por sí mismo y en la cantidad que más le conviene. También es cierto que cada vez vamos introduciendo más fruta pelada de IV gama, bien en monoproducto o bien en combinación de varios, pero se trata de una excepción.

Por último, ¿en qué fase se encuentra la venta online?
De momento estamos haciendo pruebas a nivel interno. Lo cierto es que la complejidad de este canal va mucho más allá del diseño del software porque, una vez que éste ya está listo, quedan otros aspectos por resolver. Por ejemplo, el espacio físico desde el que poder preparar los pedidos, o los medios tecnológicos y de logística tanto para organizarlos como para repartirlos con la mayor eficiencia. Con la dificultad añadida, además, de que hay que hacerlo en términos de rentabilidad para no tener que repercutir el exceso de coste en el cliente. Y en eso es en lo que estamos trabajando ahora.

Deja un comentario