Ed 134. Diciembre 2017 / Brócoli

Nuevas zonas de producción para luchar contra la Botrytis. PEREGRIN

La humedad favorece la aparición de esta enfermedad, por ello, en Peregrín están desplazando sus cultivos a lugares más secos.

Autor: Isabel Fernández

brócoli

La Botrytis continúa siendo hoy día, junto con la Alternaria, una de las enfermedades más temidas por los productores de brásicas. El exceso de humedad favorece su aparición y, para evitarlo, empresas como Peregrín han decidido cambiar sus zonas de cultivo, buscando lugares en los que el rocío de la mañana no sea un problema. Actualmente, tienen 254 hectáreas en producción y, cada semana, recolectan en torno a 70.000 kilos.

Con la campaña ya en marcha, su coordinador de Campo, David Navarro, nos cuenta que “el mayor problema que podemos tener este año es la calidad del producto”, que se ha visto afectada por la climatología. “La mayoría de las variedades plantadas están pensadas para el frío y las altas temperaturas que estamos teniendo pueden provocar deformaciones de las pellas, pencas abiertas, e incluso, la aparición de botrytis”, nos explica.

“La calidad del producto puede ser un problema esta campaña”

Teniendo en cuenta esta problemática, desde Peregrín valoran que, en los últimos tiempos, las casas de semillas centren sus esfuerzos en el desarrollo de variedades que se adapten mejor a los cambios del clima, pero no es suficiente. “También buscamos una buena formación del producto y un peso unitario de 500 gramos por pella, así como materiales pensados para ciclos cortos y con resistencias”. Estas últimas son fundamentales para el cultivo ecológico, una línea de negocio en la que Peregrín ha comenzado a realizar sus primeras pruebas.

Deja un comentario