Escribe para buscar

“Ofrecemos confianza y conocimiento del mercado en el contexto del Brexit”

Alberto Oliva Macías, Foreign Trade Manager de la Cámara de Comercio de España en Reino Unido.

Comparte

Las mismas incertidumbres de las que hablábamos hace ya un año en relación a la salida del Reino Unido de la Unión Europea siguen, a día de hoy, teniendo un gran parecido a las de entonces. La situación creada en relación a las normativas y el retraso de las votaciones clave en el proceso, entre otras cuestiones, pueden afectar a la confianza de las propias empresas exportadoras, aunque, desde nuestra perspectiva, y teniendo en cuenta el trabajo realizado en los últimos años, nos gustaría ofrecer confianza y nuestro conocimiento del mercado para el escenario que vendrá.

Si bien es cierto, uno de los principales elementos que afecta al sector hortícola como es el tipo de cambio libra-euro ha empeorado, existen otros elementos que ofrecen perspectivas algo más positivas.

Asumiendo que el precio de compra y el de venta se mantienen en 1€ y 1£, respectivamente, el escenario se presenta bastante claro, repercutiendo, probablemente, en un aumento del precio para el consumidor final. Sin embargo, los datos de comercio de las exportaciones de frutas y verduras entre España y el Reino Unido añaden nuevas variables a la ecuación.

En primer lugar, el crecimiento global registrado por la venta de este tipo de producto desde España sigue manteniendo el argumento de dependencia para la satisfacción de la demanda interna. Además de la propia balanza comercial entre estos dos países y en los sectores mencionados, la cuota de mercado que representa el Reino Unido para España se mantiene en niveles similares a los de años anteriores, con posibilidad, incluso, de superar a los del 2016, año en el que se celebró el referéndum de salida de la Unión Europea. Un claro ejemplo de esto son las naranjas, producto importado en 2017 en un 100%, los tomates, con una tasa de importación del 80%, y/o las manzanas, con casi el 70%. Productos en los que España, como productor, juega un papel importante.

En segundo lugar, la proximidad geográfica del continente europeo ha agudizado la dependencia del Reino Unido con respecto al mercado común, siendo ese un elemento que ni el propio Brexit puede cambiar y que beneficia, entre otros, también a España. La posible amenaza de mercados alternativos se reduciría considerablemente en base a este criterio, así como los diversos estándares sanitarios y de calidad que demandan las propias autoridades británicas y con los que los productores españoles ya están familiarizados.

En tercer lugar, y siendo uno de los elementos que más puede preocupar, el establecimiento de aranceles no es una cuestión que, al menos por el momento, plantee nada claro. Hasta ahora, a lo largo de 2018, se han propuesto desde la creación de un nuevo acuerdo aduanero entre el Reino Unido y los Veintisiete hasta el plan de “máxima facilitación”, que sugiere el uso de la última tecnología para agilizar los flujos comerciales entre las partes. Sin embargo, sea cual sea el acuerdo al que se llegue finalmente, debemos tener en cuenta el periodo transitorio que existirá a partir de marzo de 2019 y que se alargará hasta el 31 de diciembre de 2020.

En definitiva, y pudiendo disponer en la actualidad de algo más de información, las empresas con las que hemos venido trabajando desde la Cámara de Comercio no han experimentado dificultades añadidas en relación al Brexit, más allá de elementos como el mencionado previamente. En general, son productos con una creciente implantación en el mercado y para los que los propios datos muestran una tendencia positiva.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *