Ed 140. Diciembre 2018 / Kiwi

Primland refuerza su control de calidad

La empresa francesa de kiwis ha obtenido este año la certificación IFS que garantiza el control de la seguridad alimentaria en toda la cadena de suministro.

Alicia Lozano

En 2011 la empresa Primland dio un paso adelante en lo que a organización de sus servicios se refiere con la implementación del sistema ISO 9001V2008, como respuesta al importante crecimiento del volumen de producción que experimentó en esos años y que requería de una optimización en la gestión. Sin embargo, este sello no garantizaba un seguimiento de la seguridad alimentaria del producto en sí, una demanda cada vez más solicitada por los clientes del Norte de Europa hoy día y esto ha hecho que la empresa haya decidido ir más allá, implementando el sistema IFS en todos sus procesos y proveedores y, en definitiva, en toda la cadena.

“Con esta nueva certificación que obtuvimos en el mes de junio, ofrecemos una fiabilidad de la cadena logística de suministro, desde el campo, los centros de envasado y las plataformas logísticas, hasta los proveedores de transporte aéreo, marítimo y terrestre, con una absoluta garantía de calidad y seguridad alimentaria para nuestros clientes”, explica el director general de Primland, Jean Baptiste Pinel.

Esta mejora viene en un año donde la cosecha de kiwi de su marca Oscar tendrá mayor producción, alrededor de un 10% si la comparamos con la temporada anterior, recuperando los volúmenes de una campaña habitual, y donde entra en juego una nueva cooperativa que se adhiere a la firma. “Vamos a alcanzar las 15.000 toneladas en nuestra amplia gama de kiwi, que puede ser verde, amarillo, ecológico, sin residuos, con el sello de la IGP francesa de L’Adour, o con la certificación de calidad gala Label Rouge”, manifiesta el director.

Además de todo este surtido, destaca su kiwiberry Nergi, del que también han lanzado un zumo.

Nergi
Es el innovador kiwi tipo snack que Primland cultiva desde hace unos años y en el que está invirtiendo en promoción para darlo a conocer a los consumidores. Posee valores nutricionales más altos que el kiwi habitual, que ya de por sí se considera un superalimento. Además, no requiere apenas de tratamientos fitosanitarios por lo que se mantiene en la línea de lo sostenible.

Deja un comentario