Ed. 130 Abril 2017. / Patata

“Proveedores de origen y destino”. IBÉRICA DE PATATAS

Ibérica de Patatas cierra el ciclo del producto del que son especialistas, desde la siembra hasta la venta, teniendo sobre él el máximo control, logrando transmitir confianza en toda la cadena y, sobre todo, calidad.

IBÉRICA-DE-PATATAS-WEB

Cuando hablamos de Ibérica de Patatas, se nos viene a la mente la imagen de la llegada a los lineales de una de sus abanderadas, la Patata Nueva de Málaga, la primera producción de la temporada con la que abren la campaña de producto fresco. Esta pequeña línea que comprende solo dos meses de producción representa un ejemplo de la labor que desarrolla la compañía en el objetivo de diferenciar y aportar valor a un producto como la patata. “Se vendía a granel, no tenía una identidad, elaboración, calibrado ni envasado específico y nosotros se lo dimos; aumentamos la venta de este producto que el consumidor ahora sí distingue en los lineales”, nos explica Pablo Jiménez, gerente de Ibérica de Patatas.
Y con este producto inicia Ibérica de Patatas la producción y comercialización de sus más de 120 millones de kg con oferta los 365 días del año, dirigiéndose a España como mercado principal desde sus almacenes y sus 10 puestos de Mercamadrid. En un análisis rápido, la firma bien podría tener un funcionamiento similar a cualquier empresa de gran volumen, sin embargo, ésta cuenta con una importante diferenciación, lo que ellos denominan,” un proveedor de origen y destino”. Esto hace referencia a que no solo produce y comercializa la patata, sino que también se encarga de distribuir las semillas a toda una red de agricultores, que son los mismos que le proveen, permitiéndole controlar toda la cadena. De esta manera Ibérica de patatas cierra el ciclo del producto pudiendo garantizar la máxima calidad de la patata en todos los procesos.
Pero su especialización en el producto va más allá, ya que tiene segmentada su amplia red de clientes ofreciéndoles diferentes formatos y variedades según sus necesidades en cada momento: en un 55% se dirigen al retail, además de al canal mayorista, detallistas y HORECA. Asimismo, están los agricultores, a los que asesoran sobre las demandas del mercado que les han transmitido sus clientes. Entre sus marcas encontramos La Auténtica Patata, Patata de Nuestro Cura, Patata Gourmet, Castiza (de Madrid), Patata Norte y Patata Nueva de Málaga; estas últimas dan protagonismo a cada zona de producción española, país del que se abastecen en más de un 65% de su volumen total.
Con todo ello, la clave para alcanzar el posicionamiento de Ibérica de Patatas hoy en día, es según Pablo Jiménez, su dinamismo constante, al ir adaptándose siempre a los cambios que se van produciendo.
Muestra de este constante proceso de evolución es su fuerte apuesta por la I+D, a la que destina un 5% de su facturación anual, con proyectos destacables como su línea de patata de IV Gama, pelada, lavada y envasada al vacío que ha tenido una gran salida en el canal HORECA. “Fuimos los primeros en sacar un producto al vacío que no existía en el mercado, con mayor conservación y variedades que se adaptan al tipo de corte y uso culinario que se le va a dar”, detalla Jiménez, quien subraya el grado de especialización que logran, con once tipos de cortes, permitiéndoles alcanzar un volumen de más de 6 millones y medio de kg al año. Como novedad, están planteándose lanzar una línea de ecológico dentro de poco tiempo.
En definitiva, Ibérica de Patatas, con más de medio siglo de experiencia, goza de un merecido prestigio gracias a su manera de entender el mercado y anticiparse a sus exigencias. Esto se ve reflejado a nivel comercial, con un aumento de la facturación de un 32% sólo del año 2015 a 2016.

Alicia Lozano.

Deja un comentario