ED. 133. Fruit Attraction 2017 / Personalidades

“Queremos que el hortofrutícola siga siendo un sector clave”. MINISTRA AGRICULTURA

La normativa comunitaria que regula el reconocimiento de OPFHs, la gestión de crisis, la mejora en la tecnología de invernaderos y las reformas en el sector de fruta dulce son algunos de los frentes abiertos por el Ministerio en pro del sector hortofrutícola.

Entrevista a Isabel García Tejerina, Ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España.

ministra

El sector hortofrutícola contribuye a los buenos datos económicos del país. ¿Cuáles cree que son las fortalezas sobre las que seguir incidiendo? ¿Y qué acciones tienen previstas para solventar sus debilidades?

El sector hortofrutícola es uno de los más dinámicos y algunas de sus fortalezas son la gran profesionalización de todos sus eslabones, la constante modernización de sus estructuras, la gran capacidad exportadora y, sobre todo, la gran orientación al mercado.

Por el contrario, tiene algunas debilidades como el carácter perecedero, la baja diferenciación de las producciones, la alta dependencia del agua y la baja concentración de la oferta en torno a OPFHs.

Este Ministerio quiere que el hortofrutícola siga siendo un sector clave de la producción de la rama agraria (38,6% en 2016) y uno de los que más empleo genere. Por ello, algunas líneas de actuación pasan por la promoción del consumo, la mejora del seguimiento de los mercados y de las herramientas de gestión de crisis. No se puede olvidar tampoco el empeño en la modificación de la normativa comunitaria que regula el reconocimiento de organizaciones de productores.

Para todas estas cuestiones está prevista la creación de un grupo de trabajo que estudie las perspectivas de evolución del sector de fruta dulce y las posibles reformas necesarias.

 Adversidad climatológica, presión de la distribución, boicot en las fronteras, veto ruso… ¿Tiene el Ministerio capacidad de reaccionar de forma rápida ante estas situaciones?

Hemos tomado medidas en el ámbito de la fiscalidad, del aseguramiento, de la mediación bancaria, avales, ayudas estatales (en las condiciones recogidas en la normativa comunitaria), etc.

Pero no olvidemos que, ante crisis muy graves, la entidad a la que los Estados Miembro han dado poderes para que desarrolle instrumentos para gestionarlas es la Comisión Europea. En esos casos, el Ministerio debe justificar la existencia de crisis y solicitar la aplicación de dichas herramientas. Es lo que se ha hecho, por ejemplo, con el intenso trabajo realizado todo este verano para la ampliación de cuotas de retirada de fruta de hueso, donde las conversaciones con la Comisión han sido incesantes y, finalmente, se ha conseguido un resultado más que aceptable, con 7 millones de euros para la retirada de fruta en España.

Hace pocos meses se aprobó el texto base del Reglamento Europeo de Producción Ecológica. ¿Consideran que es un buen punto de partida?

Los más de tres años de largas y duras negociaciones para alcanzar un nuevo Reglamento de producción ecológica demuestran las dificultades para encontrar un consenso entre países con grandes diferencias. El resultado, aunque no plenamente satisfactorio, sí es un buen punto de partida para el sector español ya que podrá ser desarrollado y perfeccionado posteriormente.

Cabe destacar que el texto recoge un cambio sustancial de las importaciones, con la exigencia de un sistema “de cumplimiento” de la norma europea, que es más equitativo para los productores españoles frente al modelo actual llamado “de equivalencia”. Además ofrece herramientas para afrontar determinadas debilidades, como por ejemplo las nuevas posibilidades en materiales de reproducción vegetal. Y que los pequeños productores se acojan a la certificación en grupo que reducirá costos y animará a la conversión de pequeñas explotaciones.

España considera el sector ecológico como estratégico por su importancia social, que ocupa en torno a 40.000 operadores, por ser el mayor productor de la UE por superficie con más de 2 millones de has, y por su creciente valor económico, estimado en más de 1.650 M de euros de valor en origen en 2016.

Por ello el MAPAMA está terminando de elaborar una Estrategia nacional para aglutinar una serie de acciones de impulso a la producción ecológica. Tendrá una vigencia hasta finales de 2020 y se estructura en torno a cuatro objetivos:

  • Fomentar el consumo interno y mejorar la comercialización.
  • Contribuir a una mejor vertebración sectorial.
  • Apoyar el crecimiento y consolidación, con especial atención a la ganadería ecológica y al sector industrial.
  • Estudiar su papel en política de medio ambiente.

Somos muy dependientes de las operaciones con Europa. ¿En qué líneas está trabajando la Administración para ofrecer destinos alternativos?

El mercado europeo está, desde hace años, al borde de la saturación. En 2012 se creó en el seno del Ministerio de Comercio el grupo de trabajo de internacionalización de frutas y hortalizas, donde trabajan conjuntamente MAPAMA, MINECO y el sector, siendo el objetivo principal evaluar los binomios producto/país de los mercados que se quieren abrir y establecer prioridades para optimizar los recursos disponibles.

Actualmente se trabaja en muchos países, si bien es cierto que el interés se ha centrado en los asiáticos, como China e India, para fruta de hueso y pepita y cítricos; pero países como EEUU o países del Cono Sur cuentan también con expedientes en negociación.

El MAPAMA está elaborando una Estrategia nacional para impulsar la producción ecológica

El hortofrutícola es un sector claramente innovador, ¿qué estrategias contempla el Ministerio para apoyar esta modernización?

Es una de sus fortalezas, y por eso el papel del Ministerio pasa por apoyar en esas acciones modernizadoras. En este sentido, las ayudas a los programas de los grupos operativos supraautonómicos recogidas en el Programa Nacional de Desarrollo Rural pretenden introducir la innovación en la producción agraria.

Asimismo, a través de los programas operativos de las OPFHs, uno de los elementos que se promueven es la innovación y se está impulsando la puesta en marcha de una mesa de reflexión (en la que participan INIA y otros centros públicos de investigación) que pretende evaluar las necesidades de mejora en la tecnología de invernaderos. Y, con total seguridad, la innovación formará también parte de la estrategia del sector de fruta dulce que el MAPAMA se ha comprometido a impulsar, a través del mencionado grupo de trabajo.

Cuando un sector como el hortofrutícola no se detiene en su labor de modernización, el Ministerio no lo hace en su labor de acompañamiento y respaldo. Así ha sido y así va a ser en los próximos años.

Deja un comentario