139. Octubre 2018 / Protagonistas del Cambio

Reinventarse para ser líderes. FRUSANA

Año de creación: 1964 Área de trabajo: Producción y comercialización de hortícolas.

Frusana

Al sur de la Península, en la provincia de Cádiz, la localidad de Sanlúcar de Barrameda no solo acoge la desembocadura del río Guadalquivir, sino también una gran tradición en el cultivo de hortalizas, gracias a sus condiciones climáticas favorables, unido a su característica arena fina que le otorga una diferenciación a los productos labrados en esta tierra. Una de las principales cooperativas referentes en la zona es Frusana, con más de 54 años de trayectoria aportando empleo, riqueza económica y productos de primera al mercado nacional e internacional.

Cerca de 300 socios constituyen lo que ellos denominan “una gran familia de agricultores”, que se han convertido en PROTAGONISTAS DEL CAMBIO por haber sido capaces de detectar una tendencia de futuro y dar un importante cambio en su modelo de negocio, pasando del cultivo de zanahoria como producto principal y de tradición en la zona, al nuevo superalimento, el boniato. Pero su evolución ha ido más allá, ya que se han desarrollado hasta el punto de convertirse en el primer proveedor de batata a nivel nacional.

Tanto es así que en solo cinco años la firma ha realizado una gran inversión para poder producir, manipular e incluso innovando en el proceso de curado de batata, respondiendo a las necesidades del consumidor europeo. Todo ello le ha llevado a ser el primer productor y comercializador de España con más de 500 hectáreas de superficie sembrada y unas 20.600 Tn, que representan el 40% del volumen de la cooperativa y que en los momentos de mayor producción de la campaña pueden llegar a contratar a unos 383 trabajadores solo para este cultivo. Una fuerte apuesta que han llevado a cabo gracias a la búsqueda constante de una mayor rentabilidad para sus socios.

En esta línea, para esta campaña han estrenado nuevas instalaciones para este producto que tanto ha crecido en los últimos años, con un nuevo almacén de 4.000 m² de nave y secadero, que permitirá ofrecer un producto con mayor conservación para la exportación y conservarlo durante más tiempo para poder alargar la campaña.

El boniato está de moda y Frusana ha sido capaz de adaptarse rápidamente a esta demanda, que aún augura un mayor crecimiento.

Deja un comentario