Escribe para buscar

Relevo generacional para impulsar la expansión. BONAFRÚ

Bonafrú estrena presidente y crece hasta un 20% en producción gracias a la nueva finca, que se dedicará a mejorar su volumen de fresa.

Comparte

La cooperativa de Bonares quiere dar entrada a las nuevas generaciones en plena fase de expansión. Es una de las prioridades del nuevo presidente, Lucas Domínguez, que llega al cargo “con mucha ilusión y con ganas” de que los agricultores más jóvenes tomen la iniciativa y se incorporen a la nueva finca “El Canario”. La previsión es que las 200 nuevas hectáreas se trabajen al 100% en un plazo de tres años. En esta campaña, ya están plenamente operativas un 40% de ellas, lo que ha permitido incrementar la producción un 15% en fresas y un 20% en arándanos después de que el pasado año hubiera menor producción en este último producto.

Bonafrú, según su presidente, se mantendrá fiel al cultivo de frutos rojos frente a la diversificación por la que apuestan otras firmas del sector, y quiere dedicar sus nuevas tierras de cultivo principalmente a la fresa, que ahora es su segundo producto en importancia después de la frambuesa. El nuevo consejo rector considera, en palabras de Domínguez, “que debemos mirar más a la cooperativa y no tanto a la competencia, creer más en nosotros mismos”.

Esta campaña, que llega con retraso pero que la firma enfila muy reforzada en producción, es la segunda en funcionamiento de las nuevas tierras, con “excelentes resultados”, según el gerente de Bonafrú, Diego Barriga. “Estamos apreciando unas buenas cotizaciones y una alta demanda por parte de las cadenas europeas”. En variedades, la cooperativa mantiene su apuesta por Adelita, Lupita y Lyon en frambuesa, su principal producto, y busca nuevos materiales que permitan comercializar todo el año a través de ensayos con programas como los de FNM. En fresa, Rociera y Fortuna se reparten la producción de la cooperativa, “en esta última con algunos problemas poco significativos de mortandad que ha obligado a replantar”.

La firma sigue buscando nuevos mercados sobre todo de cara a una solución adversa para el Brexit, un asunto que preocupa mucho a Diego Barriga junto a la posible depreciación de la libra, que resta competitividad a las exportaciones españolas. Otro asunto que inquieta a la empresa son las infraestructuras que deben garantizar el agua de riego una vez aprobado el trasvase. En este sentido, el gerente recuerda la actual reclamación del sector del túnel de San Silvestre, una infraestructura que según su opinión “cuesta poco dinero y quitaría un importante cuello de botella”.

También cree que hay que buscar una solución al “serio problema” de la mano de obra después de que el sector haya ofertado 23.000 empleos en la campaña que apenas han sido cubiertos. Los actuales cupos, señala, no son suficientes y la dureza del trabajo no es una justificación, como tampoco lo es el actual sistema de ayudas, que puede desincentivar el trabajo en el campo, pero “sólo hasta cierto punto”. Barriga entiende que el problema es complejo, y recuerda que en Inglaterra tienen la misma situación. “En el mundo de las berries no es verdad que los inmigrantes nos quiten el trabajo, ya que el parado español no acude a la llamada del sector”, añade, admitiendo que hoy por hoy la única salida es la mano de obra extranjera.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *