Ed. 132 Agosto 2017 / Ecológico

Un sector ecológico mejor regulado

Han sido necesarias multitud de reuniones y debates, pero al final se ha logrado un texto que defiende las producciones europeas y busca ofrecer confianza al consumidor.

Marga López

El sector ecológico en España sigue creciendo. Si hablamos de ingesta, cada español gastó en 2013, 21,66 €/año en productos eco, un 5,83% más que en 2011 (Informe del Sector Ecológico 2016 de EcoLogical), siendo las frutas (19,6%) y las hortalizas (14%) las partidas más representativas.

También el aumento de la superficie es una constante. Hemos pasado de 807.569 Has. en 2005 a más de 1.968.000 Has en 2015 (Estudio MAPAMA). Si es cierto que el sector hortofrutícola representa una pequeña parte, algo más de 28.300 Has, sin embargo esta categoría es realmente importante pues son las frutas y hortalizas con las que se inicia el consumo de ecológicos.

En el resto de Europa la situación es muy diferente. Ellos son grandes consumidores, por ejemplo en Suiza el consumo per cápita es de 221€/persona/año, y en Alemania este mercado mueve más de 7.910 mill. € anuales…, pero no son productores. Tienen que recurrir a los países del sur de Europa para abastecerse.

En este contexto, donde las operaciones trasnacionales son determinantes, la disponibilidad de un Reglamento que armonice la producción y comercialización era una obligatoriedad. Y por fin, después de seis presidencias de la UE, el pasado mes de junio, se aprobó el texto base sobre el que se apoyará el Reglamento Europeo de Producción Ecológica, que entrará en vigor en 2020.

El sector español se muestra relativamente satisfecho por el hecho de que se contemplen las mismas exigencias para los productos de terceros países, estableciéndose controles estrictos en este sentido. Actualmente existen 64 normas de equivalencia para las producciones extracomunitarias, que se irán eliminando en el plazo de 5 años.

Otro punto importante de este Reglamento es que se han descartado los umbrales de sustancias no autorizadas, por lo que en caso de sospecha, el producto no podrá llevar la etiqueta de la “eurohoja”.

También contemplará la obligatoriedad de uso de semilla ecológica, previa elaboración de una base de datos para conocer realmente la disponibilidad.

Se abre por lo tanto un escenario más claro para el sector ecológico, con un nuevo marco legal que quiere dar prioridad a las producciones europeas y generar mayor confianza entre los consumidores.

Deja un comentario