Ed 136 Abril 2018 / Fruta de hueso

“Tenemos el doble de la producción que Europa necesita”. SAT ROYAL

Junto a José Gandía, gerente de SAT Royal, repasamos la situación que vive el sector de la fruta de hueso en España, donde es necesario realizar grandes reformas estructurales.

Autora: Marga López

Se ha hablado mucho de lo que ocurrió durante la campaña pasada en fruta de hueso y de sus consecuencias para productores y comercializadores: resultados tan negativos que José Gandía, gerente de SAT Royal, no duda en calificar el ejercicio de 2017 como “el peor año de la historia”. Y fueron precisamente estos resultados tan catastróficos los que generaron el clima necesario para que todas las partes implicadas, entre ellas el Ministerio, se sentaran y plantearan la necesidad de tomar medidas para que esa situación no se volviera a repetir, bajo el llamado Plan Estratégico de Fruta Dulce.

Y esta campaña arranca con este Plan sobre la mesa, aunque con demasiadas incertidumbres aún. Para José Gandía hay una necesidad real de reducir la oferta de fruta de hueso y, por tanto, la superficie de frutales. “La producción de España es, hoy por hoy, más del doble de la que Europa puede absorber. Y si a ello le sumamos la de Francia e Italia, ¿cómo vamos a pretender obtener unos precios dignos?”, se pregunta. La solución, según el gerente de SAT Royal pasa por arrancar plantaciones, una práctica que ya están realizando, quizás de forma forzada en algunos lugares como Sevilla, aunque igualmente reclaman ayudas estatales que compensen las inversiones que se hicieron años atrás.

“ Esperamos una buena campaña para la fruta temprana, pero no nos engañemos, sigue habiendo exceso de
producción

Pero esta no es la única acción que se debe llevar a cabo para tratar de solucionar la problemática que afecta al sector y asegurar su futuro. Los agentes sociales también juegan aquí un papel determinante, por cuanto deben ser conscientes de que atacar el motor económico, en este caso, del Valle del Guadalquivir, no es una posición demasiado inteligente. “El año pasado, los sindicatos convocaron una huelga en plena campaña, con consecuencias muy negativas para los empresarios, como fue nuestro caso, que incluso tuvimos que arrancar plantaciones”, apunta Gandía.

Y por último, la distribución. Los grandes operadores nacionales e internacional también son determinantes. “Si queremos que la ingesta de fruta de hueso no descienda, tenemos que satisfacer al consumidor, sorprenderle, y para ello hay ofrecerle al productor un precio justo para que pueda seguir cultivando e investigando, porque de lo contrario terminará descuidando su producción y casi desapareciendo”, añade el gerente.

Buenas previsiones
La campaña que ahora comienza en el Valle del Guadalquivir lo hace con buenas previsiones. Las lluvias del pasado mes de marzo han sido realmente positivas para el cultivo, asegurando el futuro de la agricultura en el valle. “Es cierto que la campaña viene algo retrasada y con menos producción debido a las altas temperaturas del pasado verano. Esta situación desembocará en una menor acumulación de fruta en los mercados, y por lo tanto, quizás, solo quizás, mejores precios para el sector”, apunta José Gandía, quien añade que espera que la bonanza de este ejercicio no haga olvidar que el sector necesita de forma urgente acometer cambios si quiere tener futuro.

 

Sorprender

Si el consumidor encuentra en los lineales un producto sorprendente, con un sabor excepcional, tendremos un cliente fiel. La gran distribución tiene que trabajar bajo esa premisa y tratar de cuidar al productor, que es quien puede ofrecer esa fruta.

Deja un comentario