Ed. 132 Agosto 2017 / Tomate

Tomates para gourmets. IGP Tomate la Cañada

El Consejo Regulador de la IGP Tomate la Cañada está consiguiendo ampliar la cuota de mercado de este producto que defiende su posición entre los mejores de su categoría.

Beatriz Peña

El objetivo de cualquier productor de frutas y hortalizas es que su producto sea distinguido y distinguible por sus cualidades y su calidad. Para ello hay un trabajo de campo fundamental, selección de variedades, práctica y sabiduría agrícola, innovación y tecnología… pero también hay que contar con los elementos del entorno que hacen de dicho fruto, algo especial: un suelo y un clima que marcan las características que lo convierten en único. Cuando tienes todo eso, como ocurre con el tomate certificado por el sello de la Indicación Geográfica Protegida La Cañada, hay que ponerlo en valor para que el mercado también lo diferencie y le dé el lugar que le corresponde entre los productos más exquisitos.

El Consejo Regulador de la IGP Tomate la Cañada trabaja intensamente en esa línea promocional que le ha llevado, por ejemplo, a participar este año en el Salón Gourmet de Madrid y gracias a la organización de Show Cookings en colaboración con empresas gastronómicas y cocineros almerienses mostraron todas las posibilidades que ofrece este tomate singular como producto delicatessen.

La participación en congresos, ferias, salones o promoción en medios de comunicación seguirá siendo esencial para la IGP que también avanza en su presencia en internet y en las redes sociales más populares –Facebook, Twitter, o Youtube- convencidos de que hay que utilizar nuevos lenguajes con los que llegar a un mayor número de consumidores. El resultado de esta estrategia, según confirma Francisco López, presidente del Consejo Regulador, es que “cada vez nuestro tomate tiene una mayor cuota de mercado y tiene mayor demanda, como corresponde a un producto singular, diferente y de una categoría única”

Un aliado contra el cáncer

Son muchos los estudios que demuestran las propiedades del tomate en la prevención del cáncer de colon, pero el más reciente, realizado por investigadores de la Universidad de Almería, tiene como protagonista al tomate que se produce en el entorno de La Cañada-Níjar: las horas del sol, la salinidad y la tierra consiguen que tengan un alto contenido en tocoferoles, antioxidantes esenciales. Estos datos, asegura López, reafirman la “singularidad de nuestro producto y ayudan en la promoción de nuestro sello de calidad entre los consumidores finales”.

El trabajo certificador y promocional de la IGP es muy importante, pero también es esencial el esfuerzo de las ocho empresas que componen la entidad: Agroponiente, Biosabor, Casur, Coprohníjar, Costa de Níjar, Luis Andújar, Parquenat y Vegacañada. Todas ellas “son compañías sólidas, con gran experiencia y proyección que cada campaña se superan en cuanto a calidad y productividad gracias al trabajo de sus agricultores”, añade López que augura una buena campaña y un crecimiento en el volumen de producto certificado.

Deja un comentario