139. Octubre 2018 / Tropicales

Un sector en constante movimiento. SIGFRIDO FRUIT

“Crecer, crecer y crecer”. Ese el objetivo de Sigfrido Fruit, que, tras la construcción de nuevas instalaciones, acomete ahora otro proyecto: el ecológico.

tropicales

Los tropicales son, posiblemente, uno de los sectores productivos más dinámicos a día de hoy, fruto de la demanda creciente de mango y aguacate y, con ella, del crecimiento de las propias empresas del sector. Este es el caso de Sigfrido Fruit, compañía creada en 2013. Entonces su facturación alcanzaba los casi 4 millones de euros, cinco años más tarde, prevé triplicar esta cifra hasta los 15 millones.

Estos mejores números de la comercializadora malagueña se han traducido, por un lado, en la puesta en marcha de nuevas instalaciones en el Parque Tecnoalimentario de la Axarquía, en las que han invertido más de 2 millones de euros, y, por otro, en la creación de una nueva sociedad, Tasty Import, dedicada en exclusiva a la comercialización de aguacate y mango ecológicos y que contará con instalaciones propias. “La fruta bio debe estar separada de la convencional desde su entrada al almacén hasta el envasado”, nos comenta durante la entrevista Sigfrido Molina, propietario de la compañía, quien añade que solo así es posible ganar la confianza de los clientes. Pero no solo eso, considera un error, incluso, la utilización de una misma marca para la producción tradicional y ecológica. Así, Avoroll será el sello bajo el que llegará a los mercados la fruta ecológica de Tasty Import.

 

En su punto óptimo de maduración Sigfrido Fruit inició su campaña a principios de septiembre, momento en el que el mango había alcanzado su grado óptimo de maduración.  “Recolectar fruta sin el nivel de azúcar adecuado perjudica gravemente el mercado”, lamenta Molina.

 

Desde sus inicios, Sigfrido Fruit ha apostado decididamente por la imagen de marca. Mientras otros “han vendido fruta sin más”, esta joven empresa ha pretendido llegar al consumidor final con un producto de calidad e imagen diferenciadas, de modo que “sea el consumidor quien busque nuestra marca en el supermercado y este, a su vez, tenga que buscarla bien en los mercados mayoristas o directamente en origen”. Para Molina, esta es la mayor arma con la que cuentan las pequeñas empresas para poder competir con las grandes comercializadoras del sector.

Para hacer llegar su marca a ese consumidor final, en Sigfrido Fruit tienen claro que deben apoyarse en las redes sociales y los nuevos generadores de opinión, los influencers y sus legiones de seguidores, así como en profesionales de sectores como la hostelería y la restauración, que avalan la calidad de sus productos.

Deja un comentario