Escribe para buscar

Un sector estratégico, dinámico e innovador

Luis Planas Puchades. Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Comparte

Es un placer poder dirigirme a los lectores de la Revista Mercados a través de este número especial con motivo de la celebración de Fruit Logistica, uno de los certámenes más importantes a nivel europeo del sector hortofrutícola. Un foro internacional que se ha convertido en cita obligada para el conjunto del sector, donde los profesionales españoles estarán presentes promocionando y dando a conocer nuestras frutas y hortalizas, líderes en el mercado europeo.

Me gustaría desde este medio destacar la importancia del sector hortofrutícola español que, gracias a su calidad, variedad y competitividad, ha consolidado a España como el primer país productor de la Unión Europea con un 25% del total, por delante de Italia, Polonia y Francia, y que se encuentra en sexta posición a nivel mundial. Su valor económico supera los 14.000 millones de euros (2017), con una producción de más de 28 millones de toneladas, lo que lo sitúa en primera posición dentro del sector agrario de España.

“ El potencial y la capacidad de dinamización del sector hortofrutícola español están permitiendo la adaptación a los cambios en los mercados

Apostando por el dinamismo y la innovación, trabajamos en colaboración con el sector para asegurar la calidad diferenciada de los productos y poner en valor el trabajo que realizan los productores para mantener la competitividad y pujanza estratégicas. España cuenta con 61 figuras de calidad diferenciada entre frutas y hortalizas frescas o transformadas, de las cuales 24 son de hortalizas, 19 de frutas, 10 de legumbres, 3 de arroces, 3 de frutos secos y 2 de aceitunas. Es, además, el primer país de la Unión Europea y el cuarto a nivel mundial en superficie dedicada a la agricultura ecológica, con más de 2 millones de hectáreas. Mencionar que las frutas y hortalizas frescas se encuentran entre los alimentos bio más consumidos.

La promoción y comercialización internacionales caracterizan a este sector que exporta más del 50% de la producción. En 2017 las exportaciones, por valor de 14.327 millones de euros, se realizaron principalmente al mercado europeo (93%) y a terceros países como Brasil, Canadá y Arabia Saudita. La balanza comercial, tanto en frutas como en hortalizas, es positiva.
Debido a su pujanza y a la variedad de productos que agrupa, la tendencia del futuro del sector es continuar creciendo en los próximos años. Jugará un papel importante también el acceso a nuevos mercados donde los productos hortofrutícolas españoles están ya posicionándose gracias a su elevada calidad.

Es necesario recalcar la dimensión social del sector ya que genera el 22% del empleo agrario. El potencial y la capacidad de dinamización del sector hortofrutícola español están permitiendo la adaptación a los cambios en los mercados de nuestro entorno, gracias también a los avances en la ordenación del mismo, al fomento del consumo y a la calidad y seguridad alimentarias.
Asimismo, el cultivo de frutas y hortalizas tiene una gran relevancia en nuestro ámbito territorial. Andalucía cuenta con el 32% de la producción; la Comunidad Valenciana, con el 16%; Murcia, con el 12%; Extremadura, con el 9%; Castilla y León, con el 5% y Cataluña con otro 5%. Se puede afirmar que estos cultivos tienen un gran impacto económico en el medio rural. A ello, se suma su importancia en la industria alimentaria. La transformación de frutas y hortalizas ocupa la cuarta posición en la misma con una producción que genera un valor superior a los 9.000 millones de euros.

Desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación continuamos promocionando el consumo de frutas y hortalizas y llevando a cabo campañas de concienciación contra el desperdicio alimentario. Debido, precisamente, a que son productos perecederos, continúan representando un alto porcentaje de los alimentos que desechamos en nuestros hogares. Por ello es clave concienciar en el consumo responsable y sostenible de estos productos que son parte fundamental de nuestra dieta mediterránea. Precisamente, éste es el objetivo de la Estrategia Alimentos de España puesta en marcha para dar a conocer la calidad de nuestros productos dentro y fuera de nuestras fronteras, poniendo en valor su importancia dentro de la gastronomía y de la cultura, pero también de la economía de nuestro país.

Continuar incorporando las nuevas tecnologías a la producción para optimizar los procesos en clave medioambiental y adecuando la oferta a la demanda de los consumidores de manera tanto competitiva como sostenible, son las líneas estratégicas por las que debemos seguir apostando para asegurar la continuidad del éxito de nuestro sector en los mercados internacionales y mantenernos como un país referente en calidad.
Excelentes productos, fruto del trabajo de excelentes productores, esa es la realidad de nuestro sector.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *