ED. 133. Fruit Attraction 2017 / Protagonistas del Cambio

Un visionario. JEAN CLAUDE MATHALY

Cargo: Director General de Cortijo Bio Años en el cargo: 25 Aficiones: Viajar, deporte, cine y naturaleza

ecológico

 

Un joven de origen francés, con estudios en ingeniería agrónoma y con espíritu emprendedor, decidió hace 25 años iniciar un proyecto de cultivo de zanahoria ecológica al sur de la provincia de Cádiz, cuando lo bio sonaba muy lejano y representaba una idea algo utópica para los productores españoles.

Pero él, sabiendo de antemano el interés que entonces ya despertaba el ecológico entre la población francesa, decidió apostar por el proyecto de crear una empresa especializada en bio, Cortijo Bio, teniendo en cuenta que el país galo siempre ha ido por delante de España en tendencias. Y acertó. Pero no solo una buena idea ha sido necesaria para alcanzar el éxito, sino que han sido muchos años de esfuerzo, dedicación y trabajo los que le han llevado a ser especialista en su sector y convertirse en un proveedor de confianza, cualidad por la que es altamente valorado por sus clientes hoy día.

Esa es su diferenciación con respecto a la competencia que surge ahora que lo bio está tomando protagonismo en los lineales fuera y dentro de España. Tanto es así, que solo en los últimos tres años la facturación de Cortijo Bio se ha triplicado hasta alcanzar los 18 M €. Su trayectoria, buen hacer y el sello Naturland, obtenido hace unos años, les ha ayudado a posicionarse en el mercado alemán viendo multiplicar su volumen de demanda.

Jean Claude Mathaly es PROTAGONISTA DEL CAMBIO por ser un visionario de su tiempo consiguiendo adelantarse a las tendencias de futuro, con una sólida especialización forjada a lo largo de los años. Hoy día cuenta con más de 200 empleados fijos y más de 500 en campaña, fomentando la economía local y rural en municipios muy castigados por la crisis económica por las que le ha sido concedida la Medalla de Honor en la localidad de Benalup, reflejando su responsabilidad social corporativa.

Dispone de una amplia gama de productos hortícolas como boniato durante los 365 días del año, además de calabaza, puerro, remolacha, cebolla, patata y zanahoria, su hortaliza principal que representa un 70% de su volumen de negocio. Una de sus diferenciaciones es que sus 1.000 hectáreas son de producción propia. Además, desde hace poco tiempo, han apostado por invertir en fincas de tropicales, mango y aguacate en la costa malagueña como estrategia de diversificación y esperan aumentar la superficie de producción en 100 hectáreas para la próxima campaña.

El reto global ahora es comercializar su producto a nivel nacional, en especial en las grandes cadenas de distribución, y seguir creciendo con nuevas inversiones. Entre ellas, prevén ampliar sus instalaciones en otros 7 mil m² en una finca próxima para 2018. Sin duda, Cortijo Bio es todo un ejemplo de que en el trabajo del día a día se encuentra el éxito y esperamos que dentro de 25 años podamos corroborarlo de nuevo.

Leave a Reply