Escribe para buscar

Una fruta en armonía con los recursos. TASEMAR

No solo las grandes cooperativas se preocupan por el desarrollo sostenible de la región, sino que también las pequeñas empresas como Tasemar contribuyen a ello con numerosas iniciativas respetuosas con el medio ambiente.

Comparte

Si hay algo que caracteriza a esta firma de carácter familiar ubicada en Rociana del Condado (Huelva) es su especialización. Desde los años 70 tres generaciones velan por ofrecer una fruta de la máxima calidad a sus clientes durante toda la temporada. Es su gran baza diferenciadora, además del servicio personalizado que ofrecen. “Somos comercializadores a la vez que productores por lo que nosotros respondemos ante nuestro trabajo, por eso lo hacemos lo mejor posible”, detalla la gerente, Ana Pérez Soto.

Para ello, llevan a cabo diferentes prácticas que ayudan a obtener una fruta lo más sabrosa y natural posible. Ejemplo de ello es la lucha biológica que aplican en sus cultivos desde hace décadas, así como la apuesta por productos de fertilización y conservación postcosecha más naturales. Esto forma parte de una nueva tendencia que están desarrollando, la política de residuo cero, aunque no cuentan con ninguna certificación de momento. “Estas prácticas, sumado a que nuestra forma de trabajo es sobre todo directa del campo al cliente, sin pasar por almacén, nos ayuda a obtener fruta muy fresca, con una gran durabilidad y sabor en los mercados”, sostiene la gerente. Asimismo, el hecho de que se manipule directamente en el campo, conlleva a una disminución del impacto medioambiental por el ahorro de transporte y energía que supone en la central.

Es una muestra del compromiso que mantiene la firma en el área medioambiental, donde también realizan una gestión del agua de riego responsable, con sistemas de control para no desperdiciar ni una gota. En este sentido, deciden no seguir creciendo de momento hasta que el trasvase a la provincia se haga efectivo para poder garantizar los recursos a sus cultivos. “Nuestra zona está catalogada de regadío pero falta que llegue el agua superficial, es algo muy necesario”, añade Ana Pérez.

Envases sostenibles

A toda esta preocupación por los recursos se suma una presentación que va acorde con el respeto a la naturaleza. “Solo tenemos plástico en los films que cubren determinadas cajas e incluso algunos formatos no llevan nada”, manifiestan desde Tasemar. En este aspecto, son especialistas en la comercialización de su principal formato, el de la caja de madera de un kg de fresa cuyo principal destino es Francia, y sus otros formatos de 500 gramos, también son de materiales más sostenibles como el cartón.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *