Ed. 130 Abril 2017. / Fruta de hueso

“Si una fruta no es excepcional, el consumidor no la quiere”. SAT ROYAL

Si algo tiene claro el presidente de SAT Royal, José Gandía, es que el consumidor de hoy día es muy exigente y no tiene contemplaciones para la fruta que no presenta calidad.

Partiendo de esta premisa, se pueden entender los malos resultados de la pasada campaña, en la que las inclemencias meteorológicas perjudicaron la calidad de la fruta, provocando una falta de demanda en los mercados. Con porcentajes de destrío muy grandes y un mes de mayo de bajas temperaturas, “ha sido el segundo peor año de la historia del sector para nosotros”. Tras tres campañas seguidas batiendo récords en rentabilidad y tonelaje, “este ejercicio pasado ha sido una cura de humildad”, sostiene José Gandía, el presidente de SAT Royal.
Pese a los pésimos resultados generales, la línea de híbridos denominados pluots despuntaron por su excelente sabor compensando un poco la situación. En Royal ya representan el 25% del volumen de producción total, con unas 5.000 toneladas, por lo que en los últimos años han tomado bastante protagonismo.
Esto es solo un ejemplo de que la calidad debe ser una meta muy clara, porque “si una fruta no es excepcional, el consumidor no la quiere”, manifiesta Gandía, quien añade: “Si lo consigues, el producto vuela de las estanterías y sin embargo si presentas uno de baja calidad como el del año pasado, es la hecatombe”.
Pero para alcanzar el éxito no basta con ofrecer calidad, también es necesario una mayor comunicación con el consumidor, ser dinámico a nivel comercial y cómo no, entender la I+D como un bastión esencial. Requisitos que se cumplen con creces desde SAT Royal, que está constantemente abriendo nuevos mercados lejanos y consolidando otros como Singapur, Malasia e incluso Vietnam… y por otra parte, destinando cada año casi un 20% de su superficie de plantación a ensayos de otras variedades, entre otros proyectos. En este sentido, se han de destacar sus investigaciones llevadas a cabo seleccionando genes que permitieran una recolección de la fruta más madura y una larga vida poscosecha, en el objetivo de poder enviarla a países lejanos. “Hemos trabajado mucho en este ámbito, lo que nos ha dado las bazas para la exportación a Oriente”, apunta Gandía.
Afortunadamente las previsiones para esta temporada son muy diferentes a la anterior. Con suficientes horas frío, la fruta parece tener muy buena calidad y con volúmenes importantes desde mediados de abril. A nivel comercial, fenómenos que preocupan como el Brexit, por el momento no van a tener efecto inmediato, “pero está claro que se resentirá”.
A nivel regional, desde SAT Royal siguen preocupados por las diferencias del coste de mano de obra entre una zona y otra, donde la provincia de Sevilla exige unos niveles de sueldo muy elevados que no son equilibrados para el futuro del negocio al restarle competitividad a la empresa en el mercado. Ante esta situación, el presidente sólo puede pedir a los representantes laborales “sensatez”.

Alicia Lozano.

Deja un comentario