El acuerdo entre la UE y Canadá y sus consecuencias para los agricultores

La Comisión de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europea recomendó rechazar el acuerdo por considerarlo perjudicial para los trabajadores y las PYMEs Europeas

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, ante la votación que tiene prevista celebrarse hoy miércoles en la Sesión Plenaria del Parlamento Europeo sobre la aprobación del Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) entre Canadá y la UE, pone en evidencia la ausencia de estudios y análisis de las consecuencias que este acuerdo podría traer para los productores europeos y españoles.

Unión de Uniones considera que se están adoptando resoluciones, en particular en materia de tratados internacionales, de una enorme transcendencia para el futuro de millones de ciudadanos europeos con una inexcusable precipitación ya que el Parlamento Europeo se plantea dar su consentimiento a este acuerdo que, además, entraría en vigor de manera provisional en el mes de abril, sin esperar a su ratificación por parte de los Legislativos de los Estados Miembros.

La organización recuerda que el propio Comisario Phil Hogan ha reconocido recientemente en una respuesta a la pregunta del Eurodiputado Czesław Adam Siekierski (PPE) que no existen evaluaciones de impacto específicas para el CETA y que los estudios globales existentes no pueden especificar el impacto de los mismos en la agricultura familiar. En este sentido, puede deducirse, que tampoco están previstas las herramientas para que la Unión Europea pueda responder a los mismos en caso de que se produzcan, como es de temer.

Unión de Uniones pone en evidencia que no existen garantías de que el modelo agrícola europeo, sostenido en una amplia red de 10 millones de explotaciones en su mayor parte de tipo familiar y modesta dimensión económica, no vaya a sufrir efectos perversos, por la ausencia de estudios de impacto que deberían evaluar los mismos.

La organización recuerda que la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europea, que ya se pronunció sobre este asunto, recomendó rechazar el acuerdo por considerarlo perjudicial para los trabajadores y las PYMEs Europeas y, también, que inexplicablemente, no se ha recabado la Opinión a la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural.

“No entendemos por qué estas decisiones que son muy importantes y que pueden implicar cambios en la actividad de millones de agricultores y ganaderos así como variaciones de calidad que recaen, por otro lado, sobre el consumidor, se toman casi de manera fraudulenta, con una prisa que no existe” – afirman desde la organización. –“La prisa no es buena consejera y consideramos que hay que evaluar detenidamente las consecuencias sobre los sectores afectados y previendo, en todo caso, los instrumentos para responder a las mismas; es decir, exactamente de forma contraria a cómo se está haciendo” – añaden.

Asimismo, Unión de Uniones ha pedido a los europarlamentarios españoles, a través de un escrito, que voten en contra del Proyecto de Resolución Legislativa sobre el proyecto de Decisión del Consejo relativa a la celebración del Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) entre Canadá y la Unión Europea.

 

Deja un comentario