Agricultura 4.0 para el sector fresero

Acuerdo de colaboración entre Bosh y Freshuelva para asesorar sus socios en la aplicación de tecnologías basadas en el ‘Internet Of Things’

La empresa Bosch será la encargada de asesorar sobre la ‘Agricultura 4.0’ y el ‘Internet Of Things (IoT)’ a los socios de Freshuelva, tras el acuerdo de colaboración firmado con la patronal fresera, y con el que se pretende mejorar las tecnologías que se aplican para el control de la producción de la fresa.

La colaboración de Bosch con Freshuelva, la asociación más importante de fresas en España, busca el intercambio de experiencias con sus asociados y empresas colaboradoras para introducir nuevas tecnologías, como es el caso de ‘Deepfield Connect® – Strawberry Monitoring’, un innovador sensor para el cultivo de la fresa, que ya fue presentado por la responsable de Bosch en España, Estefanía Hernández, durante la celebración del III Foro Freshueva de Frutos Rojos.

Asimismo, la diversificación que ha experimentado el sector hacia otras áreas en los últimos años también han aumentado las posibilidades de implementar soluciones en IoT en otros cultivos de la provincia.

Fresas en la era 4.0

Hoy en día, todos conocemos muchas de las consecuencias del cambio climático, como son la reducción de la capa de ozono o la subida del nivel de los océanos. Es por esta razón que, ahora más que nunca, el planeta demanda un uso eficiente y sostenible de nuestros recursos disponibles y, especialmente en Huelva, donde son conocidos los problemas de abastecimiento del agua. Por ello, es fundamental que los agricultores de la zona optimicen sus sistemas de riego a través de sistemas que midan la humedad del suelo, como hace el sensor de Bosch.

Otras de las consecuencias del cambio climático que suponen un reto para los cultivos son las heladas tardías y los veranos largos y secos. Ambas situaciones pueden provocar en los cultivos consecuencias devastadoras si no se controlan las temperaturas de forma correcta. Tanto las heladas como el sobrecalentamiento tienen efectos muy negativos sobre la producción, y la tecnología de Bosch puede jugar un importante papel a la hora de tomar medidas preventivas gracias a su sistema para establecer alarmas.

Por ejemplo, en el caso de sobrecalentamiento, existe el riesgo de que el calor reduzca el tamaño de los frutos y, por consiguiente, el de la cosecha. No obstante, gracias al sensor ‘Deepfield Connect® – Strawberry Monitoring’, se puede configurar una alarma para que el agricultor reciba una notificación en su smarthphone cuando la temperatura es superior a 26ºC.

A partir de ese momento, se pondrían en marcha las correspondientes medidas, como son ventilar los túneles y quitar los recubrimientos. Esta tecnología también es válida en situaciones contrarias, donde las temperaturas alcanzan valores negativos. El sistema hubiera resultado de gran utilidad en enero de 2005, cuando una bajada de las temperaturas dañó más de 3.000 hectáreas dedicadas a la producción de la fresa en la provincia de Huelva. Supuso la pérdida del 45% de lo plantado, es decir, el 8,5% de la producción esperada para dicha temporada. Estas pérdidas fueron de un importante valor económico, pues dañaron la producción destinada a la precampaña, que se comercializa a un precio superior. El sensor de Bosch es capaz de prevenir estas situaciones debido a que mide la temperatura y también la humedad del aire. Con estos dos valores, se calcula en la ‘nube’ la temperatura del bulbo húmedo en el punto de medición.

La medición de la humedad del aire que hace ‘Deepfield Connect® – Strawberry Monitoring’ ayuda también a combatir otro de los grandes retos: las enfermedades. En ocasiones, la humedad es causante de muchas de las enfermedades que pueden padecer los diferentes cultivos. En el caso de la fresa, un alto grado de humedad bajo el túnel aumenta el ataque de los hongos en las plantaciones, al igual que si fuese un cultivo a campo abierto.

Tras el éxito de ‘Deepfield Connect® – Asparagus Monitoring’, un innovador sensor que mide la temperatura del cultivo del espárrago blanco, la startup Deepfield Connect (100% propiedad de Bosch), continua apostando por las soluciones basadas en el IoT para la agricultura. En este caso, se trata de otro sensor aplicado al cultivo de la fresa, que permite optimizar el sistema de riego y controlar los riesgos ante enfermedades, sobrecalentamiento y heladas del cultivo.

Con una sólida orientación hacia el usuario final, esta solución puede integrarse perfectamente con las tareas del día a día de los agricultores. El sistema es muy fácil de instalar y manejar, puesto que va acompañado de una app (disponible para Android e iOS) que permite guardar los datos obtenidos del campo y enviarlos directamente al smartphone del agricultor, así como compartirlos con el resto de personal del campo. Esto, aceleraría la organización de las medidas preventivas necesarias, por ejemplo, en el caso del sobrecalentamiento del cultivo.

El control de la producción y la medición de campo mediante sistemas basados en el IoT es más rápida, más económica y, generalmente, más fiable que la medición continuada realizada por un agricultor in situ. Estos sistemas pueden incrementar rápidamente los beneficios en la agricultura y contribuir a proteger los ingresos o, incluso, a aumentarlos.

Fuente: agrodiariohuelva.es

Deja un comentario