Aguilera apuesta por una normativa europea para la cadena alimentaria

La europarlamentaria socialista y vicepresidenta de la Comisión de Agricultura y de Desarrollo Rural acudió el pasado martes, 21 de febrero, a Almería para mostrar su apoyo a las reivindicaciones de la Mesa del Ferrocarril y allí tuvimos la oportunidad de preguntarle por la situación actual de los precios hortícolas. Aguilera dejó clara su apuesta por la puesta en marcha de una normativa europea de la cadena alimentaria como vía para asegurar el futuro de los productores españoles y europeos.

¿Cómo ve Clara Aguilera la situación de precios que están viviendo los productores? ¿Ve posible la articulación de algún mecanismo que pueda suponer un mayor equilibrio para todas las partes de la cadena  alimentaria?

Hemos estado viendo una cosa muy llamativa y es que, por las incidencias climáticas, que han supuesto un descenso de la producción, se han elevado los precios. Hemos visto cómo en todos los medios de comunicación se habla de los altos precios de las hortalizas y de las frutas y yo siempre he dicho que estos precios tan altos nunca iban al agricultor porque tenemos una distorsión de la cadena alimentaria. Nadie debe pensar que el agricultor se beneficia de este tipo de situaciones. En la cadena alimentaria, quien tiene el peso es quien la manipula y el que establece los precios en cada momento, o más bajos o más altos. Lo que necesitamos es una normativa europea de la cadena alimentaria que regule estas situaciones y espero que, más pronto que tarde, podamos tener respuesta a este respecto. Estamos pidiendo esta normativa y a ello se ha comprometido el comisario Hogan.

Sin embargo, siguen ustedes a la espera de alguna respuesta.

Creemos que a lo largo de este año podemos tener alguna respuesta o, por lo menos, que podamos tener un debate sobre una ley europea de la cadena alimentaria. Otra de las demandas que hemos hecho en estos días al señor Hogan es recordarle su compromiso de subir los precios de retirada de los productos. Ha dicho que en breve y así lo espero, tendremos noticias de la elevación de esos precios de retirada en el caso de que haga falta y que no son precios de hace 15 ó 20 años. Son medidas que se tienen que tomar si se quiere apostar por una agricultura europea de futuro. De no tomarse estas medidas, a la vuelta de un par de décadas, nos vamos a encontrar sin agricultores y sin producto y tendremos que traerlos de fuera.

Se entiende que es usted partidaria de la concentración de la oferta.

Sí. Creo que debemos proteger la concentración de la oferta como se viene realizando y espero que se apoye mucho más en la medida que lo necesita el sector. Quiero dejar claro a la ciudadanía que nunca en la fijación del precio final tiene que ver el peso del agricultor. Es importante que los ciudadanos lo sepan y lo comprendan. El agricultor es un eslabón muy débil de la cadena y nunca influye en el precio de los productos, influyen otros eslabones de esa cadena que tienen un mayor peso. Los ciudadanos no son conocedores de esta información, de hecho, muchas veces se compra para intentar dejar un beneficio al agricultor que luego no tiene. Cuando entras en la cadena alimentaria hay un peso muy fuerte de la industria, fundamentalmente de la gran distribución que, hoy en día, domina el mercado europeo y que es la que decide cuándo, cómo y qué te va a pagar. De ahí que necesitemos una norma reguladora europea, no andaluza ni nacional, sino europea.  Dese cuenta de que el calabacín, el tomate y el pimiento se venden en los mercados europeos y, por eso, necesitamos esa norma.

Hablando ahora de las interprofesionales, a veces se tiene la impresión de que su función se limita a la promoción del consumo de frutas y hortalizas, ¿cómo ve usted su papel?

Estamos trabajando con el sector para que la producción tenga una mayor fortaleza y una de las vías es el trabajo de las interprofesionales. Es verdad que la promoción es una parte importante de su labor, pero no sólo esa. Las interprofesionales hacen un trabajo de relación con el resto de sectores, con la producción, la comercialización y la distribución, para poder establecer un diálogo y poner en marcha algún tipo de medida. Creo que cuanto mayor sea el ámbito de las interprofesionales, mejor. El ámbito de la interprofesional tiene que ser el europeo porque la interlocución que tienen que hacer es de ámbito europeo, por lo tanto, hay que reforzar y mejorar el funcionamiento de las interprofesionales.

Redacción: Juan Arias

Deja un comentario