Almería cierra el ciclo y abastece a sus clientes todo el año

Este hecho supone que los clientes de las hortalizas almerienses “ya no quieren que les dejemos de suministrar durante los meses de verano, lo cual dice mucho de la confianza en nuestras producciones”.

Almería

El sector hortofrutícola almeriense está logrando dar cumplimiento a uno de los objetivos que se había propuesto en los últimos años, cerrar el ciclo de la comercialización para abastecer a sus clientes, básicamente los europeos, durante los doce meses del año.

Los datos referidos a la evolución de las exportaciones y, en general, las ventas en los mercados nacionales e internacionales durante los meses de verano, indican que en las nueve últimas campañas, las que van desde el año 2009 al 2018, se ha registrado un crecimiento de los volúmenes comercializados de frutas y hortalizas del 350,74 por ciento.

Los datos se dieron a conocer en la presentación del Análisis de Campaña 2017/2018 del pasado mes de diciembre y suponen un cambio de tendencia que se considera muy importante.

Doce meses 
Los registros recogen que en la campaña que finalizó en el año 2009 se vendieron en total algo más de 67.000 toneladas de productos hortofrutícolas desde la provincia. Nueve campañas después, en la que se cerró el pasado año 2018 esa cifra se había multiplicado caso por cuatro para alcanzar las 235.000 toneladas.

El director de Negocio Agroalimentario de Cajamar Caja Rural, Roberto García Torrente, destaca el hecho de que los clientes de las hortalizas almerienses “ya no quieren que les dejemos de suministrar durante los meses de verano, lo cual dice mucho de la confianza que existe hacia nuestras producciones”.

La evolución de la producción y de las ventas durante los meses de verano supone un respaldo importante hacia el sector hortofrutícola de la provincia porque “al final es el mercado el que acaba poniendo a cada uno en su sitio”, sostiene García Torrente, que considera que tanto los datos de exportación como el incremento de las ventas en los meses de verano “nos permiten ser optimistas con respecto al futuro “porque tenemos la suerte de disponer de un sector en el que la demanda crece año tras año y lo seguirá haciendo de cara al futuro si somos capaces de mantener en cuestiones esenciales como la salud, la calidad o la sostenibilidad del modelo productivo”.

Producción ‘limpia’  
El análisis de situación abunda en el camino de la sostenibilidad, que cada vez más condiciona la decisión de compra de la mayor parte de nuestros compradores y de los consumidores finales. Por eso el director de Negocio Agroalimentario incide en la importancia de no bajar la guardia en cuestiones como el control biológico, la producción ecológica o la reducción de la huella de carbono.

Leave a Reply