Almería crece en invernaderos y aumenta sus exportaciones, según Cajamar

El informe de la campaña hortícola pasada realizado por Cajamar arroja unos datos muy positivos para el sector agrario almeriense.

El Servicio de Estudios Agroalimentarios de Cajamar ha realizado el informe de la campaña hortícola pasada confirmando la buena marcha del sector y el crecimiento sostenido de sus principales magnitudes. En este sentido, la superficie de cultivo se ha incrementado un 2%, la producción en un 4,6%, el valor en un 1,6% y el volumen exportado en un significativo 10%.

En términos absolutos, la producción global alcanzó la cifra record de 3.375.000 toneladas, el valor comercializado superó los 1.800 millones de euros y la superficie total se situó en 55.195 hectáreas.

Los datos de esta campaña hortícola pasada fueron presentados ayer por Eduardo Baamonte, presidente de Cajamar; Jesús Vargas, subdirector general; y Roberto García Torrente, director de Innovación Agroalimentaria.

Al acto acudió un nutrido grupo de representantes del sector agrario almeriense, los alcaldes de los principales pueblos productores, organizaciones sindicales, responsables del sector comercializador y medios de comunicación.

Los datos ofrecidos por García Torrente son muy positivos, ya que a las cifras anteriormente mencionadas también hay que añadir la estabilidad que se observa a medio plazo en los precios, registrándose las mayores subidas anuales en pimiento y las caídas más acusadas en berenjena.

Además, desde 2007 el número de trabajadores agrarios se ha incrementado un 42%, mientras que el de extranjeros lo ha hecho en un 89%.

Debilidades

Sin embargo, la agricultura almeriense también tiene que afrontar una serie de retos. “Tenemos debilidades como la volatilidad de los mercados, el oligopolio por parte de los insumos que hacen un efecto sándwich o el cambio climático que está modificando los calendarios de producción”, analiza Roberto García.

Para tratar de afrontar estas debilidades, el director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar insistió en que “hay que diversificar clientes, atraer a los jóvenes al sector, modernizar infraestructuras y no relajarse en control biológico”.

También se habló del sector comercializador: “Necesitamos concentrar la oferta y no tiene que pasar por fusiones necesariamente, pero si hay que realizar alianzas, colaboraciones estratégicas y abrir nuevos mercado”, puntualizó.

 

Deja un comentario