Aumenta la producción mundial de manzanas y uvas, y disminuye la de peras

El Servicio Agrícola Exterior del USDA ha publicado su último informe bianual sobre los mercados mundiales y el comercio de manzanas, uvas y peras. El informe se compone de datos sobre el comercio, la producción, el consumo y las existencias en EE. UU. y a nivel global, además de análisis de los desarrollos que afectan al comercio global de las manzanas, las uvas frescas y las peras.

Manzanas

Según el informe, se prevé que la producción mundial de manzanas en el año comercial 2015/16 aumentará ligeramente con respecto al año anterior, hasta los 76,9 millones de toneladas, con una producción mayor en China muy compensada por una producción menor en Estados Unidos y en la Unión Europea (UE). Se prevé un comercio global menor a causa de una caída de la demanda de Bielorrusia, México y Rusia.
La producción de China continúa al alza, y aumentará 2,1 millones de toneladas hasta los 43 millones gracias al aumento de la superficie de producción y a las condiciones meteorológicas favorables. Se prevé que las exportaciones aumentarán 400.000 toneladas hasta los 1,2 millones gracias al aumento de las exportaciones a los mercados asiáticos, particularmente Bangladés y Tailandia, a medida que la mejora de las prácticas de producción continúa impulsando la competitividad.
Se prevé que la producción de la UE disminuirá 1,4 millones de toneladas hasta los 12,2 millones a causa de la disminución del rendimiento, principalmente en Polonia, Hungría e Italia. Se espera que las exportaciones disminuyan 220.000 toneladas hasta los 1,6 millones por la reducción de los cargamentos a Europa del Este, el norte de África y Oriente Próximo. Además, Rusia continúa con su veto a las manzanas de la UE. Las importaciones han aumentado gracias a la demanda mayor de Macedonia y Serbia, y están previstas 485.000 toneladas.
Se prevé que la producción de Estados Unidos disminuirá más de 500.000 toneladas hasta los 4,6 millones de toneladas, debido a las condiciones meteorológicas adversas en todas las regiones de producción. Las exportaciones se desplomarán hasta su nivel más bajo desde hace 6 años, y se reducirán 256.000 toneladas hasta las 780.000 por los envíos menores a México, India y la mayoría de mercados de EE. UU. Se espera que el consumo en EE. UU. permanezca estable en 2,6 millones de toneladas a medida que el aumento de los envíos de Chile impulse las importaciones de manzanas de EE. UU. hasta las 175.000 toneladas, sustituyendo en parte la producción nacional perdida.
Se prevé que la producción de Rusia seguirá siendo de 1,4 millones de toneladas gracias a la superficie estable y las condiciones de cultivo normales. Está previsto que las importaciones continúen su descenso debido a la disminución de los envíos desde Bielorrusia y el veto a las manzanas europeas. A pesar de esta caída continuada, Rusia sigue siendo el mayor importador de manzanas, con 725.000 toneladas.
La producción de Chile seguirá igual, con 1,2 millones de toneladas. Los productores continúan cambiando a cultivos más provechosos, además de pasarse a variedades con mayor rendimiento en sus huertos restantes. Se prevé un aumento de las exportaciones de 32.000 toneladas hasta las 660.000 a causa de la menor cantidad de envíos a Estados Unidos.
Está previsto que la producción de México se reducirá 17.000 toneladas hasta las 700.000, ya que las condiciones meteorológicas adversas han afectado al rendimiento y a la calidad. Las importaciones caerán casi 100.000 toneladas hasta las 215.000, ya que las importaciones de Estados Unidos han disminuido debido a los derechos antidumping de México.
Se prevé que la producción de Argentina se contraerá ligeramente hasta las 640.000 toneladas, ya que las granizadas han afectado a la cantidad y la calidad de las frutas, y la superficie sigue disminuyendo debido a los problemas continuos de mano de obra y al aumento de los costes de los insumos. Las exportaciones se prevén sin cambios, con 105.000 toneladas.
El que parecía que sería un año malo para la producción de Nueva Zelanda se prevé, sin embargo, estable, con 548.000 toneladas, ya que a una floración de mucho volumen la siguieron unas condiciones de cultivo excelentes. Se prevé que las exportaciones aumentarán a su nivel más alto en los últimos 10 años, hasta las 346.000 toneladas, a medida que el país continúe cambiando su énfasis de Europa a Asia.
Se prevé que la producción de Sudáfrica permanecerá estable en 930.000 toneladas, ya que los efectos de las condiciones meteorológicas secas se han visto compensados por el aumento de las plantaciones. Las exportaciones aumentarán ligeramente, hasta las 473.000 toneladas.
Se prevé que la producción de Turquía se recuperará de los daños causados por las heladas el año pasado, y aumentará 451.000 toneladas hasta los 2,7 millones. Las exportaciones han disminuido 42.000 toneladas hasta las 86.000 por la disminución de las exportaciones a Irak.
Uvas de mesa frescas
Está previsto que la producción mundial de uva de mesa aumente ligeramente hasta los 21 millones de toneladas, ya que el crecimiento continuado en China se compensa en su mayor parte por los descensos en Turquía y Chile. Se prevé que el comercio global se contraerá ligeramente, ya que las exportaciones menores de Chile, Turquía y Estados Unidos solo compensan en parte las exportaciones de récord de China.
Está previsto que la producción de China aumente 800.000 toneladas hasta los 9,6 millones de toneladas gracias al aumento de la superficie y las condiciones de cultivo favorables. Las exportaciones se dispararán un 76%, unas 97.000 toneladas, hasta un récord de 224.000 toneladas, gracias al aumento de los envíos a Tailandia y Vietnam. Se prevé que las importaciones disminuirán ligeramente hasta las 217.000 toneladas a causa de la menor cantidad de envíos desde Estados Unidos y Perú.
La producción de Turquía disminuirá 345.000 toneladas hasta los 2 millones, debido a las heladas primaverales en la principal región de cultivo en el oeste de Turquía. Se prevé una caída de las exportaciones de 82.000 toneladas hasta las 175.000 debido a la reducción de los envíos a la UE, además del mercado ruso, donde entró en vigor un veto a ciertos productos turcos el 1 de enero de 2016.
Está previsto un aumento moderado de 49.000 toneladas en la producción de la UE, hasta los 1,7 millones, a causa del aumento del rendimiento en España. Se prevé que las exportaciones bajarán 14.000 toneladas hasta las 87.000, porque los mercados alternativos no pueden sustituir la cuota de mercado perdida en Rusia, donde continúa el veto a las uvas europeas. Las importaciones disminuirán 18.000 toneladas hasta las 585.000 toneladas.
Se prevé que la producción de Estados Unidos aumentará ligeramente hasta las 984.000 toneladas a pesar de los problemas de sequía en el importante estado productor de California. Los datos finales de comercio muestran una reducción de las exportaciones de 60.000 toneladas hasta las 329.000, impulsada por el menor número de envíos a sus mercados principales. Las importaciones han disminuido 17.000 toneladas hasta las 530.000 debido a la disminución de la disponibilidad de productos de Chile. Se prevé que una producción estable combinada con menos exportaciones aumentará el consumo hasta un récord de 1,2 millones de toneladas.
Se espera que la producción de Perú aumente ligeramente hasta las 510.000 toneladas, a medida que las plantaciones nuevas continúan llegando a su madurez. Las exportaciones han disminuido ligeramente hasta las 295.000 toneladas por la competencia de Chile en los mercados clave de China y Hong Kong.
La producción y las exportaciones de Chile disminuirán casi 100.000 toneladas hasta las 840.000 y 660.000, respectivamente, lo que refleja el impacto continuado de las inundaciones en marzo y la nieve en julio del año pasado.
La previsión de Rusia se ha reducido a 90.000 toneladas debido a las pérdidas de viñedos comerciales y domésticos. Se prevé que las importaciones disminuirán 51.000 toneladas hasta las 250.000, impulsadas por el poder adquisitivo cada vez menor de los consumidores, la reducción del consumo y la incapacidad de sustituir las uvas vetadas de la UE y Turquía.
La producción de Argentina se reducirá a la mitad, hasta las 60.000 toneladas, debido en gran medida a que las uvas de mesa se están transformando en pasas. Después de la recuperación moderada del año pasado, las exportaciones volverán a disminuir, y caerán 9.000 toneladas hasta unas mediocres 11.000 toneladas.
Peras frescas
Se prevé un aumento de la producción mundial de peras de 814.000 toneladas hasta los 25,2 millones a causa del aumento del rendimiento en China, donde se cultiva y se consume el 75% de la cosecha del mundo. Está previsto un menor comercio global, ya que las exportaciones cada vez menores de la UE compensan con creces el aumento de las exportaciones chinas.
Se prevé un aumento de la producción de China de 1 millón de toneladas, hasta los 19 millones, gracias al aumento de los rendimientos tras unas condiciones de cultivo favorables en las regiones de producción más importantes. Las exportaciones continuarán recuperándose, y aumentarán 68.000 toneladas hasta las 400.000, gracias al aumento de los envíos a Vietnam, Tailandia e Indonesia. Las importaciones casi se han reducido a la mitad, hasta las 6.300 toneladas, debido a la menor demanda de productos de la UE y de Estados Unidos.
Se prevé que la producción de la UE disminuirá 144.000 toneladas hasta los 2,5 millones, ya que las condiciones meteorológicas desfavorables afectan al cuajado del fruto en los principales países productores. El veto ruso continúa en vigor, por lo que se prevé una reducción de las exportaciones de 89.000 toneladas hasta las 328.000 toneladas por la reducción del rendimiento y la menor demanda en Bielorrusia y Brasil. Con menos exportaciones, lo que provoca una mayor oferta interna disponible, las importaciones han disminuido ligeramente hasta las 202.000 toneladas.
Se prevé que la producción de Estados Unidos disminuirá 89.000 toneladas hasta las 665.000, impulsada por la disminución de la superficie con frutos en los importantes estados productores de Washington y Oregón. La disminución de los envíos a México y a otros grandes mercados reducirá las exportaciones 15.000 toneladas hasta las 160.000 toneladas. Están previstas unas importaciones de 90.000 toneladas sin cambios, debido a la demanda estable de peras por parte de Argentina y Chile.
La producción de Argentina se reducirá 10.000 toneladas hasta las 580.000, ya que las granizadas han reducido los volúmenes y las cantidades de frutas. Se prevé que las exportaciones permanezcan sin cambios en 330.000 toneladas, ya que las pérdidas desde Brasil causadas por el endurecimiento de las normas fitosanitarias compensan las ganancias a Estados Unidos.
Está previsto que la producción de Chile disminuya 18.000 toneladas hasta las 272.000, ya que unas temperaturas inusualmente frías han retrasado la cosecha y han afectado a su calidad. Se prevé que las exportaciones hagan lo mismo, y disminuyan 24.000 toneladas hasta las 120.000, debido a la menor cantidad de oferta exportable.
La producción de Sudáfrica aumentará solamente 10.000 toneladas hasta las 410.000, aunque han entrado en producción completa más plantaciones. Se espera que las exportaciones sigan el ritmo de la producción y aumenten 5.000 toneladas hasta las 210.000.
Se prevé que la producción de Rusia continuará sin cambios en 160.000 toneladas, a causa de las condiciones meteorológicas desfavorables. Las importaciones se mantendrán constantes en 270.000 toneladas, ya que los cargamentos de Bielorrusia compensan la producción de Argentina. Aunque continúa el veto a las importaciones de la UE, Rusia sigue siendo el mayor mercado global a pesar de que sus envíos hayan caído más de un tercio desde que se inició el veto en agosto de 2014, según el informe.
Fuente: fruitgrowersnews.com/ (freshplaza)

Deja un comentario