Caen las exportaciones de Marruecos a la UE

En calabacín, un producto para el que Marruecos tiene un cupo anual de 56.000 toneladas, la escasez de producto ha rebajado en más del 50% ese volumen.

Marruecos

La escasez de agua se ha convertido, sin duda, en uno de los problemas más inquietantes para la agricultura almeriense. Sin embargo no es ni mucho menos un asunto que esté afectando exclusivamente a los agricultores de la provincia. Otros territorios, como es el caso de Marruecos, la están sufriendo con mayor intensidad en los últimos años.

Como suele ocurrir en los mercados globalizados, la desgracia de unos se convierte automáticamente en la suerte de sus competidores más directos, y eso es lo que está ocurriendo en la actualidad con las hortalizas almerienses.

El inicio de la actual campaña ha mostrado esos problemas con toda crudeza y es que las exportaciones de Marruecos en productos esenciales como los calabacines, pepinos, berenjenas o tomates han descendido a causa de la escasa producción.

Balanza comercial
Posiblemente el caso más significativo sea el del calabacín, un producto para el que Marruecos tiene concedido un cupo anual de exportación a los mercados comunitarios  de 56.000 toneladas. Sin embargo la escasez de producto ha rebajado en más del 50 por ciento ese volumen.

La consecuencia más inmediata es que el precio de venta del calabacín almeriense experimentaba un aumento del 37 por ciento en la semana 45 a finales del pasado mes de noviembre. En las semanas siguientes, hasta final de mes, se produjeron descensos del20,8 y del 30,4 por ciento, respectivamente.

Menos tomate
Un caso similar es el del tomate, que en las semanas 44 y 45 de este año ha experimentado un descenso acusado en la producción y en las exportaciones a la Unión Europea, con cantidades sensiblemente inferiores, según los datos recogidos por el Observatorio de Precios y Mercados de la Consejería de Agricultura.

Almería ha contado además con la ventaja añadida de que muchas de sus plantaciones de tomate se han retrasado más que otros años, lo cual hace que su entrada en plena producción coincidiera con los primeros fríos y, por tanto, un descenso en la producción.

A pesar de ello los precios obtenidos, como consecuencia de una menor competencia en los mercados, sobre todo de Marruecos, pero también de otras zonas con producciones en horas bajas, están siendo sensiblemente superiores.
En las últimas dos semanas la cotización del tomate ha crecido sustancialmente, especialmente en los tipos rama (+48 por ciento); larga vida (+41,7 por ciento); liso (+30,5 por ciento) y asurcado (25,2 por ciento más).

Otras hortalizas
Los agricultores marroquíes están teniendo muchos problemas para mantener sus niveles de producción en casi todas las hortalizas que cultivan, lo que ha permitido que las de Almería se suban a ese carro de la mejora de los precios en sus exportaciones; es el caso de la berenjena, que ha visto aumentar sus cotizaciones en torno al 27 por ciento, o del pepino, sobre todo del tipo Almería, que ha experimentado una subida del 56 por ciento en las semanas 46 y 47, gracias a una fuerte reducción de las ventas de pepinos de Marruecos, un 35,4 inferiores a las de la pasada campaña.

La judía verde, un cultivo que ha quedado casi como testimonial, ha acusado el descenso marroquí, líder en los mercados desde hace varios años, y se ha llegado a pagar a 3 euros por kilo.

 

Fuente: La Voz de Almería

Deja un comentario