Coexphal cierra el ciclo de conferencias Modelo Almería con Turquía e Israel

Media docena de charlas en los últimos meses que han servido para radiografiar, entre otras cuestiones, la situación de los competidores directos de Almería, tanto los situados en el arco Mediterráneo como en el norte de Europa.

Coexphal, la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería, cerró anoche  en El Ejido el Ciclo de conferencias  organizadas en colaboración con la Cámara de Comercio de Almería y el Fondo Europeo de Desarrollo Rural bajo el epígrafe ‘Modelo Almería’. El ponente, el profesor de la Universidad de Almería, Juan Carlos Pérez Mesa, desmenuzó las fortalezas y debilidades de dos zonas productoras competidoras de Almería, como son Turquía e Israel.

“Los clientes europeos requieren el producto turco en momentos puntuales. El suministro no es continuo”, explicó Mesa, refiriéndose a la posición estratégica ventajosa que posee Almería en los mercados de la Unión Europea.

Pese a ese liderazgo almeriense en términos de exportación, Turquía es una potencia en producción hortofrutícola. Solo en cultivo protegido supera los tres millones de toneladas en tomate o el millón de toneladas en pepino.

Los calendarios de Turquía son similares a los de Almería, no así sus mercados de destino. El 38% del tomate que este país envía a los países de la Unión Europa (UE-28) va dirigido a Rumania, un 29% a Bulgaria, un 8% a Polonia o un 7% a Holanda.

En cuanto a los países extracomunitarios su mayor cliente es Rusia, mercado que ya copaba incluso antes del veto impuesto por el presidente Putin en agosto pasado. Las exportaciones de tomate turco al mercado ruso alcanzaban ya en 2013 las 335.010 toneladas, un crecimiento calificado por Pérez Mesa como “exponencial”, ya que se inició hace menos de una década.

El pimiento israelí

El otro mercado descifrado en la jornada de ayer fue Israel, que apenas compite con Almería en tomate, pero sí lo hace en pimiento. Israel tiene en este cultivo unos costes similares a los almerienses y unos rendimientos ligeramente más elevados.

Del mismo modo que Turquía en tomate, Israel se ha hecho fuerte en Rusia en la exportación de pimiento. “Su crecimiento meteórico en este mercado, al igual que en el caso turco, se ha disparado a partir de 2006-07”, describió Juan Carlos Pérez Mesa, “de hecho en ese período Israel apenas enviaba a Rusia 14.763 toneladas, pero en 2013 ya había ascendido hasta las 80.260 toneladas”.

Estos tonelajes – estima el profesor – serán ampliamente superados cuando se conozcan los volúmenes de exportación de Israel y Turquía posteriores a la imposición del veto ruso a las importaciones de los países socios de la Unión Europea.

La tendencia de las exportaciones de hortalizas de Israel a los países miembros de la UE lleva varios años en una senda de ligeras caídas. En pimiento se situaba en 2013 en las 61.884 toneladas y en tomate en apenas 4.527 toneladas. Holanda con un 80% de los envíos es el principal receptor comunitario de los hortícolas de Israel, seguido de Bélgica con un 9%.

 

Deja un comentario