Denuncian dos indicios de abuso de la distribución en Almería

La CNMC investigará si se ha producido un 'cártel' entre algunas empresas para pactar precios y el uso de envases agrícolas.

distribución

La Agencia de Control e Información de la Cadena Agroalimentaria (AICA) ha decidido denunciar ante la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia dos posibles infracciones de la Ley de la Cadena Agroalimentaria por parte de los clientes y distribuidores de las comercializadoras hortofrutícolas almerienses.

Las denuncias en cuestión hacen referencia a las sospechas del organismo de control dependiente del Ministerio de Agricultura por posibles irregularidades tanto a la hora de pactar los precios de compra de frutas y hortalizas y las exigencias en el uso de determinados envases a las empresas productoras para vender su género a través de estos canales. Estos indicios encontrados por la AICA se enmarcan dentro de las investigaciones abiertas desde el pasado febrero en Almería a raíz de las denuncias de varias organizaciones agrarias sobre posibles distorsiones en el mercado agroalimentario.

Según ha explicado el director de la AICA, José Miguel Herrero, en las investigaciones se ha evaluado el cumplimiento de la Ley de la Cadena Agroalimentaria en las relaciones comerciales entre cooperativas y alhóndigas y sus clientes.
En más del 50% de las investigaciones llevadas a cabo se ha identificado un incumplimiento en los plazos de pago, que no deben superar los treinta días, lo que ha conllevado la apertura de expedientes sancionadores a las empresas responsables.

Contratos 
El director de la AICA ha recordado la obligatoriedad de que los contratos de las transacciones estén firmados por escrito. En este sentido, José Miguel Herrero ha reconocido que “en general esto se cumple”, pero apunta a ciertas irregularidades en la fijación de los precios en los contratos. “La Ley de la Cadena Agroalimentaria establece que haya un precio fijo o de referencia en la transacción y prohíbe la venta ‘a resultas'”, ha explicado el director de la AICA, que estima que “alrededor de un 30% de las operaciones investigadas no han tenido en cuenta estos criterios.”

Competencia 
La investigación llevada a cabo desde el mes de febrero por la AICA en Almería, que el director de la agencia ha calificado de “ágil y rigurosa”, ha supuesto la denuncia del organismo ante la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) por posibles acuerdos entre competidores, “sobre todo a nivel europeo”, para establecer precios de compra a los proveedores de frutas y hortalizas.

“Hay indicios que apuntan a este tipo de prácticas por parte de intermediarios para la venta a clientes europeos o empresas de distribución que operan tanto dentro como fuera de España”, informa José Miguel Herrero. Unas sospechas que se sostienen en las declaraciones realizadas “con mucho miedo” por parte de las empresas investigadas al ser cuestionadas sobre un posible cártel de precios.

La AICA también ha comunicado a Competencia una denuncia por “las exigencias de algunos operadores de utilizar determinados envases” que pueden estar distorsionando el mercado agroalimentario. En este sentido, el director de la AICA ha declarado que las investigaciones sí han esclarecido “algunas exigencias en los contratos” por parte de las distribuidoras que apuntan en esta dirección.

Sanciones 
El organismo de control dependiente del Ministerio ha inspeccionado, durante suinvestigación sobre la agricultura almeriense, a 22 empresas, para las que ha llevado a cabo un total de 94 operaciones comerciales. El número de expedientes sancionadores abiertos por parte de la AICA ha sido de 71, de los que “alrededor de 30 ya han sido pagados”, según informa el director de la agencia.

 

Fuente: La Voz de Almería

Deja un comentario