Denuncian el incumplimiento de 6 sentencias por riego ilegal en Doñana

Dos fincas de las marismas del Parque Nacional incumplirían las sentencias del Tribunal Supremo, según Ecologistas en Acción.

Ecologistas en Acción ha denunciado que existen al menos seis sentencias del Tribunal Supremo por uso ilegal de agua en las fincas Hato Blanco Viejo y Hato Ratón Viejo, en las marismas del Parque Nacional de Doñana, que no se cumplen a pesar de que algunas de ellas datan de 2007.

Según ha explicado a Efe Antonio Ramos, responsable de Aguas de Ecologistas en Acción en Andalucía, ello evidencia “la negativa actitud de la comisaria de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en esta zona”, ya que se trata de fincas que “riegan o han regado ilegalmente superficies de riego que rondan las mil hectáreas cada una”.

Las primeras denuncias contra estas fincas fueron en 1995 y el Tribunal Supremo, al menos hasta en seis ocasiones, según la información recabada por Ecologistas, se ha pronunciado “instando al cierre e inutilización de las extracciones de agua ilegales”.

“Sin embargo, a pesar del número de años transcurridos siguen regando sin ser denunciados y sin que se cumpla la orden del TS de inutilizar las extracciones de agua ilegales”, ha lamentado Ramos.

Para los ecologistas, estas extracciones masivas de agua producen lo que se llama “un cono de depresión en la superficie piezométrica”, que produce el efecto de atraer aguas de zonas colindantes para rellenar el hueco provocado por las extracciones, con la consecuencia de que, “inevitablemente, el nivel del agua subterránea de esas zonas colindantes desciende”.

En este caso está afectando, según la organización, al conocido como Ecotono Norte, ubicado dentro de los límites del Parque Nacional Doñana, una zona de especial importancia ecológica colindante con la marisma.

Ecologistas en Acción ha encontrado tres sentencias del Tribunal Supremo referidas a expedientes sancionadores del riego ilegal en la finca Hato Blanco Viejo, emitidas entre 2008 y 2012, relacionadas con hechos que ocurrieron entre los años 2000 y 2003.

Los volúmenes de agua extraída de forma ilegal rondan los 5 millones de metros cúbicos al año, lo que solo en esos tres años suman una detracción al acuífero de 15 millones de metros cúbicos.

En el caso de la finca Hato Ratón Viejo también existen otras tres sentencias, emitidas entre 2007 y 2009, con volúmenes de agua extraída de forma ilegal de unos 7 millones de metros cúbicos al año, lo que solo en esos tres años suman una detracción al acuífero de 21 millones de metros cúbicos.

En todos los casos las multas y las indemnizaciones al dominio publico hidráulico son millonarias y los fallos de las sentencias obligan a abstenerse de realizar cualquier explotación de los pozos denunciados.

Sin embargo, ha indicado Ramos, en ambas fincas se ha seguido haciendo uso de esos pozos para el riego por lo que “se deduce una desobediencia al Tribunal Supremo”.

Deja un comentario