El Condado de Huelva se asegura el riego y Murcia se queda sin agua en noviembre

Los agricultores onubenses celebran la nueva dotación de 15 hm3, mientras que los murcianos amenazan con movilizaciones por el "trasvase cero" para riego del Tajo-Segura.

Autor: Rosa Coronilla

trasvase

Enfado monumental de los agricultores murcianos y satisfacción en los del Condado de Huelva a cuenta del agua de riego. Con este contraste se ha levantado hoy el sector después de que el Gobierno limitará ayer el trasvase del Tajo Segura al consumo humano, sin dotación de agua para el campo en noviembre, justo el mismo día que el Senado dio luz verde al trasvase pendiente para el campo onubense. La decisión de  “trasvase cero”, argumentada por el Ministerio en que las últimas lluvias han paliado la necesidad de agua, fue calificada ayer por el agro murciano como “una humillación y una barbaridad”, por lo que no descartan movilizaciones.

El estado de ánimo era diametralmente opuesto en Huelva, donde han vivido meses de movilización en demanda de los trasvases. Así, la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado y la patronal Freshuelva aplaudieron la aprobación en el Senado de la Ley de Trasvase al Condado, ratificando la Proposición de Ley emitida por el Congreso de los Diputados hace algunas semanas, y ahora esperan que el agua llegue “lo más rápido posible” y se ejecuten cuanto antes las inversiones pendientes.

Para el presidente de la Plataforma, Cristóbal Picón, quien ha estado presente en la votación junto a otros miembros del colectivo de regantes, ha asegurado que “cerramos 2018 con dos buenas noticias, las concesiones de agua superficial para casi 500 hectáreas que eran beneficiarias del trasvase de 4,99 hm3 y, ahora, con los ansiados 15 hm3 para la superficie restante”.

Con este agua, tal y como ha explicado Picón, “no sólo aseguramos el riego para el 100 % de la superficie reconocida como de regadío de Moguer, Lucena del Puerto, Bonares, Rociana del Condado y Almonte, sino que aportamos sostenibilidad al entorno, apostando por el agua superficial y cerrando todos los pozos”.

Los regantes esperan ahora que el proyecto de ley se publique cuanto antes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que “se dote de presupuesto para poder ejecutar las obras que necesitamos para que el agua llegue al Condado, entre las que se encuentra el desdoble del túnel de San Silvestre”.

En la misma línea, Freshuelva ha celebrado que después de años de reclamaciones se ha haya dado luz verde a la tan ansiada Ley de Trasvase, que posibilitará el traspaso de hasta 19,99 hectómetros cúbicos al año entre la cuenca Tinto-Odiel-Piedras y el Guadalquivir. La asociación ha mostrado su satisfacción porque finalmente se hayan podido aunar todas las voluntades políticas. No obstante, urge al Gobierno a iniciar los trámites y realizar las inversiones necesarias para la puesta en marcha de las obras de infraestructuras que posibiliten cuanto antes este trasvase para solucionar las carencias de agua de los agricultores onubenses.

Murcia se moviliza
Por contra, los agricultores murcianos denuncian que su carencia de agua sigue sin ser solucionada, y se preparan para las protestas. Asaja y el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats) no comparten el argumento del Ministerio para denegar el trasvase en noviembre en el sentido de que las lluvias mejoran la situación de sequía y que hay daños en el acueducto. Así, la comisión de Explotación del acueducto ha reducido a 7,5 hectómetros cúbicos, y solo para consumo humano, el envío de agua a la cuenca del Segura, dejando sin recursos para este mes a los agricultores de la Región de Murcia, de Alicante y de Almería.

La decisión, sin embargo, contó con el voto en contra del representante de la Confederación Hidrográfica del Segura. Los técnicos del Ministerio para la Transición Ecológica, que se reunieron el miércoles, tres semanas después de lo habitual, y que son los responsables de aplicar las reglas de explotación del acueducto, tuvieron en cuenta las lluvias producidas durante este mes en la cuenca del Segura. Unas precipitaciones que “están teniendo consecuencias importantes en la zona del Campo de Cartagena, afectando de manera significativa a las infraestructuras del postrasvase, que son las que permiten la regulación, transporte y distribución final del agua a las diferentes áreas regables receptoras”, según la nota que remitieron desde el Ministerio que dirige Teresa Ribera.

Estos daños requieren de obras de reparación, que previsiblemente durarán dos meses, según indicaron. Asimismo, añadieron que la Comisión ha constatado que las lluvias producidas durante este mes han tenido “un efecto favorable en los indicadores de sequía de la cuenca del Segura”.

A 1 de noviembre, fecha en la que se revisan las existencias de los embalses de cabecera del Tajo (Entrepeñas y Buendía), había almacenados 566,8 hm3. “Estas existencias no superan el valor de 609 hm3 como umbral de paso al nivel 2 y son superiores al umbral de 400 hm3 de reserva no trasvasable, por lo que el sistema se mantiene en situación excepcional, nivel 3”, indicaron.

Los regantes ven “lamentables” estos argumentos, según señaló el presidente del Scrats, Lucas Jiménez. “Es mentira lo de los daños en los canales, pues si enviaran el agua al Campo de Cartagena se podría recibir hoy mismo; no hay nada que impida regar inmediatamente”, apuntó, insistiendo en que no es un argumento equivocado, “sino que es falaz, hecho a conciencia y manipulado por el Ministerio”. Jiménez insistió en que incluso si hubiera sido ese el caso, el Campo de Cartagena sólo es un tercio de la superficie regada por el Trasvase.

Los regantes se sienten dolidos por el trato, porque “hemos estado aguantando el tirón” de desprecios como que la Comisión se reuniera semanas más tarde de lo habitual, o que la ministra firmara las órdenes de los trasvases muchos días después, y al final «se lleva el gato al agua Castilla-La Mancha». «Eso demuestra lo poco que pinta esta Región en Madrid», subrayó.

Igual de crítica se muestra Asaja, que califica de “barbaridad y gran equivocación” el ´”trasvase cero” de noviembre. Según ha explicado el Secretario General de ASAJA Murcia, Alfonso Gálvez Caravaca, “esta decisión es totalmente injusta y lamentable, y pone de manifiesto, que con ello se busca el cierre del trasvase Tajo – Segura, y no lo vamos a consentir de ninguna manera”.

Además, el titular de ASAJA Murcia ha subrayado también que “con 566 hectómetros cúbicos en la cabecera del Tajo, 166 de ellos excedentarios, es un auténtico disparate la decisión tomada que es muy negativa y perjudicial para el campo murciano”. En este sentido, no ha descartado que “si hace falta, vamos a movilizarnos para defender el agua para el sector agrario de la Región de Murcia, pues es nuestra vida, y no vamos a permitir que nos dejen sin agua”.

Deja un comentario