El mango y el aguacate le ganan terreno a la chirimoya

En el ultimo año, la chirimoya ha perdido casi 900 hectáreas de cultivo, que han pasado a mango o aguacate.

chirimoya

Andalucía cuenta con 16.000 hectáreas de los principales cultivos tropicales, donde destacan el aguacate, la chirimoya y el mango, cuyas producciones generan un valor de entre 150 y 200 millones de euros anuales, según datos de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

En la terna, la más débil es la chirimoya. Es la única fruta que cuenta con denominación de origen y la costa tropical andaluza es el principal punto de producción de esta fruta en Europa. Sin embargo, la superficie que se dedica a su cultivo cae año a año debido a las dificultades que supone su explotación. “Hemos paso de las 2.950 hectáreas que se plantaron el año pasado a 2.010”, explica Miguel Monferrer, secretario provincial de COAG en Granada.

“Es difícil comprender cómo, siendo la única zona de Europa que se dedica a esta fruta, no se le presta más apoyo a su promoción, porque el problema es que la chirimoya es muy poco conocida y el consumo es escaso”, prosigue Monferrer.

El resultado es que “no sólo no se plantan nuevas zonas de chirimoya, sino que muchos agricultores se ven obligados a arrancar sus cultivos o a pasarse al mango y al aguacate para sacar más rendimiento a sus tierras”, asevera el representante agrario.

La bajada de precios y las dificultades de explotación generan cierta incertidumbre sobre el futuro de la chirimoya andaluza. La exportación podría ser una vía de salida para este cultivo y para los agricultores de la costa tropical andaluza que “no tienen en sus manos otras alternativas por las especiales condiciones de la zona en cuestión”, afirma Monferrer.

Cabe señalar que entre el 85 y el 90 por ciento de la producción se comercializa en el mercado español y sólo un 10 o 15 por ciento se exporta, principalmente a Portugal, Reino Unido, Francia y Alemania.

Para lograr esta ansiada internacionalización, el sector “debe procurar una mayor profesionalización porque falta mucha organización para conseguir los objetivos que tenemos entre manos”, concluye el responsable de COAG en Granada.

Además, el sector necesita mejorar su disponibilidad de agua para el riego, para lo que están pendientes infraestructuras tan necesarias como como las conducciones de Rules. “Si se pusiera en marcha se podrían triplicar las exportaciones de frutas tropicales y se crearían 15.000 nuevos empleos en la zona», asegura el presidente del Consejo Regulador Denominación de Origen de la Chirimoya en la Costa Tropical, Antonio Sánchez, al tiempo que reivindica el valor de “una fruta que no está subvencionada”.

“Somos los únicos en el mundo que prolongamos la producción de chirimoya a lo largo de nueve meses, con unas 45.000 toneladas”, prosigue Sánchez. Una cuestión que facilita su llegada al mercado en el que se encuentra la falta de conocimiento del consumidor. “Nuestro trabajo es dar a conocer todas las propiedades que tiene esta fruta para que llegue a todas las casas”.

Fuente: elmundo.es / Freshplaza

Deja un comentario