El MAPAMA publica sus aforos citrícolas

Confirman la reducción en naranjas y limones, que se sitúan en torno al 11% y al 2,8% respectivamente.

naranjas

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) prevé para la campaña citrícola 2017/18 una producción de 2,24 millones de toneladas de naranja y 967.900 toneladas de limón, lo que representa un recorte del 11,1 % y el 2,8 %, respectivamente, respecto a la de 2016/17.

Según el último boletín de Avances de Superficies y Producciones Agrícolas publicado por el Mapama -con datos hasta agosto- las producciones en 2016/17 fueron de 3,65 millones de Tn para la naranja y de 995.900 t para el limón, mientras que los datos de la campaña 2015/16 fueron de 3,08 millones y 775.800 t, respectivamente.

La previsión de aforo de cítricos que la Junta de Andalucía avanzó el pasado 6 de octubre para 2017/2018 fijaba en 2,01 millones t la producción citrícola en la región, una cifra similar respecto a la de 2016/2017 y un 1,6 % por encima de la de la media de las últimas cuatro campañas.

El 29 de septiembre, la Asociación Interprofesional del Limón y Pomelo (Ailimpo) calculó que en España se producirán 1,11 millones t de limón (-3,7 % respecto a 2016/17).

Diez días antes, la consellera de Agricultura de la Comunidad Valenciana, Elena Cebrián, fijó la previsión de aforo de cítricos de la primera productora de España en 3,14 millones t, lo que representa un descenso del 20 % sobre el balance de la campaña 2016/2017.

Cebrián destacaba en la presentación del aforo que la menor previsión de fruta en el campo hacía que los mercados se mostraran más animados que la campaña precedente y añadía que, si se mantienen buenos niveles de calidad, “los precios y las cotizaciones serán positivas”.

“Si se cumplen las previsiones, la cosecha de esta temporada en la Comunidad Valenciana será similar a la de 2015/2016 pero con mayores rendimientos”, afirmaba.

La consellera apuntaba que, en general, la reducción prevista se debe fundamentalmente a la alternancia natural que presenta el cultivo de cítricos, al descenso de superficie dedicada a su cultivo y al auge de otros cultivos, como el caqui.

Otro de los motivos para la merma de producción -añadía- es el efecto climatológico, concretamente las abundantes lluvias registradas a finales del 2016 y las elevadas temperaturas del mes de mayo, que incidieron en el cuajado de los frutos siendo en algunas zonas escaso e irregular.

A su juicio, el sector citrícola espera buena calidad y buen calibre de la fruta, dado que las lluvias de finales de agosto y principios de septiembre han sido beneficiosas para el sector.

Los datos del aforo de la Comunidad Valenciana por grupos revelan un recorte del 24,1 % en el caso en todas las variedades de mandarinas (unas 427.970 t menos en total), con un fuerte descenso del subgrupo de satsumas (-31 %), clementina (-29,3 %).

En el caso de las naranjas, la Comunidad Valenciana prevé una cosecha un 17,6 % menor que la campaña anterior, con especial incidencia en el subgrupo navel tempranas.

En cuanto al limón valenciano, la consellera señalaba que se reducirá en un 16 % y que los verna serán los que experimentarán el descenso más acentuado (-48,7 %), lo que supone 42.624 t menos que en 2016/2017; respecto al pomelo, los cálculos son de 25.684 t (+15,4 %) y mayores rendimientos de cultivo.

Desde la Región de Murcia, la Dirección General de Producciones y Mercados Agroalimentarios estimaba -también el 19 de septiembre- que la campaña citrícola 2017/2018 pasaría por un volumen de 863.500 t, un 2 % menos que la anterior, en la que se recogieron 881.000 t.

De esa cantidad, 580.000 t corresponderían a limón (+0,9 %), con un aumento de la variedad fino en detrimento de la variedad verna.

El ejecutivo murciano explicaba respecto a los demás cítricos que las previsiones de cosecha en naranja están un 8 % por debajo de las de la temporada anterior debido a que paulatinamente se están reinjertando parcelas a limón u otras variedades de naranja más tardías, con lo que la superficie en producción queda disminuida.

Así pues -precisaba- variedades tradicionales como navelina, navel y lane late tienen bajadas en sus producciones del 20 %, en gran medida por el efecto del calor de mayo y junio en la floración.

Por el contrario, Murcia prevé incrementos de en torno al 10 % en las variedades más tardías -powell y valencia late- con mayor aceptación en los mercados actuales.

Deja un comentario