El sector de los cítricos está paralizado

La campaña citrícola española está entrando en su recta final y, de acuerdo con los precios que han estado reflejando las naranjas y las mandarinas en las lonjas de la Comunidad Valenciana y Andalucía, teniendo en cuenta los problemas de calidad y haciendo un balance del apático ritmo de ventas tanto a nivel nacional como de exportación, la mayoría de los operadores del sector coinciden en que la situación es “catastrófica” y posiblemente sea "la peor campaña de la historia".

cítricos

En la Comunidad Valenciana, la principal productora de naranja y clementinas de España, la calidad se ha visto resentida desde el inicio por la falta de coloración y calibre de la fruta, aunque lo peor se lo han llevado las naranjas con dos fisiopatías que han traído pérdidas millonarias: la ‘clareta’ y el rajado. En este sentido, el Instituto Valenciano de Investigación Agrarias (IVIA) ha puesto en marcha proyectos de investigación con el objeto de estudiar las causas de estos fenómenos y sus posibles soluciones, entre las que destacan complejos tratamientos para prevenir problemas de sequedad, transpiración y mala asimilación de calcio.

El clima se ha caracterizado por la falta de frío en general, tanto en España como en el resto de países de Europa Occidental, algo que los exportadores consideran que no ha sido favorecedor para el consumo.

“La demanda ha sido lenta durante toda la campaña”, manifiesta un exportador valenciano. “Pensábamos que la situación cambiaría a partir de mediados de enero, pero nos hemos encontrado con un mercado con sobreoferta y con una demanda paralizada, sobretodo en los meses de febrero y marzo.”

En cuanto a precios, en las clementinas han sido más razonables, con cotizaciones más altas para variedades como la Afourer y Nadorcott. “El problema es que los precios de estas variedades han sido incluso más elevados en origen que en la venta. Se han pagado entorno a 0,80 y 0,90 euros el kilo en el árbol”, continúa el exportador. Además, “mientras que España ha pedido entre 15 y 20 euros por la caja de exportación, Marruecos la ha enviado a unos 12 o 13 euros”, añade.

En el caso de las naranjas, las cuales han experimentado un incremento de la producción considerable, “los precios han sido desastrosos en todo momento, empezando por la Navelina y pasando por la Navelate, Navel Lane Late etc.”

“En estos momentos la confección de naranjas no alcanza los 0,40 euros el kilo en precio de venta”, afirma otro operador valenciano. “Hay que destacar también que la abundante naranja de Egipto ha presionado los precios a la baja, sobretodo en Navel”.

En Andalucía no han tenido problemas con la ‘clareta’ en las naranjas, aunque variedades como las Salustianas han tropezado con la sobreproducción de Marruecos, que “ha inundado el mercado con precios con los que no podemos competir”, explica un agricultor andaluz. “Cada vez se producen más cítricos en todo el mundo y todos buscamos los mismos mercados, al mismo tiempo que todos queremos alargar las campañas con variedades más tempranas y más tardías”.

Dadas las circunstancias, el sector está de acuerdo en que los agricultores serán los principales afectados por los resultados que arroja esta temporada. En este tramo de la campaña, ya son muchos quienes han decidido dejar el fruto en el árbol debido a que la falta de precio no les compensa los costes de recolección.

Por tanto, cada vez son más los que deciden que el cultivo de la naranja no es rentable y han optado por abandonarlo para buscar alternativas más rentables. El ejemplo más evidente lo encontramos en la provincia de Valencia, donde se prevé que continúe descendiendo la superficie de producción de cítricos y aumentando la de frutas como el kaki, dado su éxito en esta campaña.

FUENTE: FRESHPLAZA

Deja un comentario