El sombreo mejora la productividad en pimiento hasta un 70%

Así concluye un estudio de la Universidad Politécnica de Cartagena, que probado la efectividad de la aplicación de esta técnica de forma moderada.

Una investigación de la Universidad Politécnica de Cartagena ha determinado que las mallas de protección y sombreo de los cultivos de pimientos pueden mejorar hasta un 70 por ciento la productividad de ese especie con un sombreo óptimo del 20 por ciento.

Se trata de un estudio llevado a cabo en su tesis doctoral por la ingeniera agrónoma Evangelini Kitta, que procede de la universidad griega de Tesalia, y que ha desarrollado sus investigaciones en el marco del proyecto europeo Sirrimed sobre productividad de los cultivos de regadío en países mediterráneos.

Según este estudio, dirigido por el profesor de la UPCT Alain Baille, las estructuras de protección con mallas de sombreo generan un microclima que aumenta la productividad del pimiento.

Así, una malla de sombreo moderado, que reduce la transmisión de luz al cultivo en torno al 20 por ciento, puede llegar a incrementar la producción de pimiento en el periodo estival hasta un 70 por ciento respecto al mismo cultivo al aire libre y sin esas mallas de protección.

Eso se debe a que la radiación solar es más difusa bajo esas estructuras de malla, y las plantas reducen su estrés por exceso de luz o foto-inhibición, ha indicado Baille.

La investigadora ha analizado también el comportamiento de estas mallas en cultivos de pepino con resultados similares, en los que también el sombreo óptimo para mejorar la productividad se sitúa en el 20 por ciento.

Por otra parte, la investigación ha demostrado que la eficiencia en el uso del agua de riego es también mayor bajo estructuras de mallas de sombreo.

En este sentido, el estudio ha puesto de relieve que hay argumentos científicos y técnicos para determinar que las estructuras de malla con diseños optimizados y con el sombreo adecuado son “uno de los medios más económicos y sostenibles para incrementar los cultivos hortícolas en regiones mediterráneas”.

Según ha explicado Baille, actualmente en la Región de Murcia hay censadas unas 13.000 hectáreas de cultivos protegidos, la mitad de ellas, a través de invernaderos de plástico, y el resto con estructuras de mallas.

Esas mallas son principalmente de plástico y dependiendo del cultivo ofrecen un sombreo fuerte de más del 50 por ciento en el caso de plantas ornamentales, y medio y moderado (entre el 50 y el 25 por ciento, y menos del 25 por ciento respectivamente) para cultivos hortícolas y frutales.

Hasta ahora, ningún estudio había determinado cuál era el sombreo óptimo para el cultivo de esas especies, que esta tesis sitúa en el mencionado 20 por ciento.

Desde el punto de vista estructural, las mallas de sombreo son menos costosas que los invernaderos, ya que no necesitan ventanas para la ventilación y tienen una duración mínima de cinco años, frente a los tres que suelen usarse las cubiertas de los invernaderos.

Deja un comentario