El futuro reglamento de agricultura ecológica, en espera

Malta ocupará la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea (UE) por primera vez en 2017

El futuro reglamento de agricultura ecológica deberá someterse a un periodo de reflexión durante la presidencia de Malta, ya que ninguna de las tres instituciones comunitarias implicadas en su negociación (Consejo, Parlamento y Comisión) han alcanzado un acuerdo al término del 2016.

Malta ocupará la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea (UE) por primera vez en 2017 (de enero a junio) y recibirá esta “patata caliente” que, desde que la Comisión Europea (CE) presentara en marzo de 2014 su propuesta de reforma, ha estado trufada de muchos desencuentros, como se visibilizó en el último trílogo de este mes de diciembre.

Desde el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente señalan que es probable que la presidencia maltesa vuelva a presentar este expediente al Comité Especial Agrario (CEA) el 16 de enero o incluso al Consejo de Ministros del 23 de enero.

De cumplirse estas expectativas, la presidencia maltesa tendrá que optar por “un periodo de reflexión (unos 3 meses) y/o retomar los debates sobre los 4 puntos alejados del acuerdo (invernaderos, bases de datos y retirada gradual de excepciones, semillas y actuaciones frente a presencia de sustancias no permitidas)”.

De hecho este último punto ha sido uno de los más polémicos y se decidió avanzar en otros aspectos (ha habido acuerdo sobre 40 de los 45 puntos centrales en los 14 “trílogos” celebrados hasta finales de este año); pero dejarlo para el final, bajo la presidencia eslovaca, no ha impedido el fracaso en la negociación.

Por ello, insiste en que “debe concretarse qué se va a considerar evitable y no evitable” y en que “no debe permitirse la comercialización de producto ecológico en el que se haya detectado un residuo de sustancias fitosanitarias no permitidas”.

Intereco, que agrupa a las entidades públicas de control de producción ecológica, ha considerado imprescindible desde el inicio una “interpretación clara y armonizada a nivel europeo respecto a los umbrales de residuos no autorizados en alimentos bio”.

La producción ecológica debe “estar exenta de contaminantes y los controles en España proporcionan esa garantía“, añade.

Opinión que comparten las empresas ecológicas englobadas en Fepeco, así como Ecovalia, que reclama “repensar el futuro reglamento con Malta”.

Está claro que “no se puede tirar todo a la basura”, pero se ha puesto sobre la mesa una cuestión clave, según el presidente de Ecovalia, Álvaro Barrera: es el único reglamento con diferentes niveles de aplicación en los distintos Estados Miembros y se tienen que armonizar los criterios de aplicación en toda la UE”.

Esas diferencias han quedado patentes con el tema de los residuos y los alimentos ecológicos españoles tienen la garantía total de cero residuos no autorizados.

En este sentido, el presidente de Fepeco, Juan Antonio Caballero, ha apuntado en muchas ocasiones que, en España, “cuando se detectan se vende sin la certificación ecológica”.

La Federación de Movimientos por la Agricultura Ecológica (Ifoam-UE, por sus siglas en inglés)apunta que si las negociaciones se retoman en enero se pueden esperar otros seis meses de debate y, si las partes implicadas llegan a un acuerdo, el nuevo reglamento será adoptado en junio de 2017.

Desde esa fecha, detalla, se precisarán otros 12-18 meses para desarrollar las normas de aplicación, lo que significa que no se puede esperar antes del 2018 un paquete completo sobre la agricultura ecológica y no será hasta 2019 cuando pueda entrar en vigor la nueva normativa.

Fuente: efeagro.com

Deja un comentario